En el partido que París Saint-Germain derrotó 3-0 como visitante a Reims por la semifinal de la Copa de Francia, Neymar dio un show de magia.

Si bien el brasileño no marcó ningún gol, dejó una de las fantasías que tiene acostumbrado a todo el mundo: tiró un pase con la cola.

Con el partido tranquilo, ganando 2 a 0 en el minuto 35, el ex futbolista de Barcelona utilizó un recurso poco visto para tocar con su compañero. Ahora, el PSG avanzó al partido decisivo, donde se enfrentará a Olympique Lyon, que se jugará el 4 de abril en el Stade de France. 

Comentarios