El mundo del fútbol, conmocionado... Es que el delantero colombiano de América de Cali, Alejandro Peñaranda Trujillo, de 24 años, fue asesinado en la madrugada del viernes durante un tiroteo en Cali. La víctima, que jugaba a préstamo en el club Cortuluá de la Primera B de Colombia, se encontraba en la casa del también futbolista Cristian Alexis Borja, de Toluca de México.

 

"Hasta el lugar llegó un hombre preguntando por una mujer y segundos después saltó la reja y comenzó a disparar contra los jóvenes", aseguró el comandante de la Policía Metropolitana de Cali, general Hugo Casos.

 

El tiroteo provocó la muerte de Peñaranda y dejó herido a su compañero de equipo Heissen Izquierdo, quien también compartía la reunión y debió ser trasladado al Hospital Universitario del Valle. En tanto Cristian Borja, quien disfruta en Cali de unos días de vacaciones luego de disputar la final de la Liga MX ante Santos en México, salió ileso del tiroteo. Mientras se investigan las causas del ataque la policía busca dar con el paradero del agresor, que logró escapar.

 

Comunicado 

Tras la tragedia, América de Cali emitió el siguiente comunicado: "América de Cali S.A. y la Corporación Club Deportivo Tuluá, expresan su más sincero pesar por la trágica muerte del jugador Alejandro Peñaranda, en hechos violentos acontecidos en la madrugada de este viernes en una vivienda del oriente de la ciudad. Sin duda, la muerte de este joven de 24 años, quien fuera parte de nuestras instituciones, es una lamentable pérdida para el fútbol profesional colombiano porque se quedan muchos partidos por disputar y muchos goles sin gritar que seguro llegarían por la entrega y el profesionalismo que siempre brindó. A sus familiares y amigos enviamos un mensaje de apoyo, y oramos a Dios para que les brinde la fortaleza para sobrellevar la ausencia y el vacío de este gran ser que siempre luchó por alcanzar sus sueños y que seguramente dejó una huella imborrable en sus corazones".