Aun cuando el club ya había visto pasar por sus filas al mejor Diego Armando Maradona, Argentinos vivió uno de sus momentos de mayor gloria deportiva hace 35 años, a pesar de haber perdido una final.

Ocurrió un 8 de diciembre de 1985 en el estadio Olímpico de Tokio, en Japón, cuando se jugó la final de la Copa Intercontinental entre el Bicho, campeón de la Copa Libertadores, y el de Copa de Campeones de Europa, Juventus de Italia. El resultado final fue victoria de los italianos 4-2 en los penales tras el empate 2-2 en los 120 minutos.



El equipo de La Paternal entregó en esa madrugada de Buenos Aires una de las mejores lecciones futbolísticas de un equipo argentino en un evento de tal magnitud, desafiando ese viejo axioma que dice que "del segundo, no se acuerda nadie". Esa vez no fue así.

"Dino Zoff, que es toda una gloria del fútbol italiano, dijo que -nunca en la historia- un equipo rival le había jugado de esa manera a la Juventus en una definición", reveló José Antonio Castro, histórico puntero derecho del Bicho, que resultó una de las figuras de ese partido que finalizó igualado 2-2. "Con nuestras armas estuvimos muy cerca de derrotar a un gigante del fútbol mundial, que tenía estrellas del calibre de (Michel) Platini, (Michael) Laudrup, (Gaetano) Scirea", evocó Pepe, de 65 años.

Ese conjunto conducido por José Yudica, reemplazante de Roberto Saporiti, había alcanzado meses antes la Libertadores, tras derrotar por la vía de los penales a América de Cali (5-4), en el estadio Defensores del Chaco de Asunción. "Cuando asumió Yudica nos juntó en el vestuario y dijo: 'Muchachos, acá vamos a seguir jugando de la misma manera, no hay que cambiar nada si este equipo es un relojito'", recordó Castro.
El Bicho se le plantó de igual a igual a un gigante de Europa como Juventus.


"Así ganamos la Copa Libertadores con una personalidad tremenda y con un plantel que tenía jugadores de gran jerarquía", manifestó el wing que esa tarde fría de Tokio sufrió la marca de Antonio Cabrini, quien había sido campeón del mundo con el seleccionado italiao en España 82. "El Piojo, un sabio dentro y fuera de la cancha, nos incentivó a que fuéramos profundos, a que buscáramos desbordarlos siempre", reveló el otrora atacante.

Así, luego de un primer período parejo en donde el elenco italiano parecía más afirmado, Argentinos tomó la posta apenas comenzado el segundo tiempo. A los 10 minutos, el mendocino Carlos Ereros apareció en una típica diagonal de las que solía hacer -tras habilitación de Mario Videla- y definió por encima de la cabeza de Stéfano Tacconi.

Enseguida, a los 18, el astro francés Platini estableció la paridad 1-1, con un penal convertido, tras falta de Jorge Olguín a Aldo Serena. Pero sobre los 30m, Claudio Borghi, uno de los baluartes de ese conjunto de La Paternal, le puso una pelota en cortada a Pepe Castro, quien cruzó el remate y la colgó en el ángulo para decretar el 2-1. "Cuando (Claudio) Borghi tomó la pelota, piqué y sabía que iba a venir para mi sector. La pude empalmar bien y la pelota entró por el otro palo", contó Castro

Sobre los 37m, en tanto, el danés Laudrup le dio el toque de cierre a una hábil maniobra ofensiva de la Juve y marcó el 2-2. "Las dos veces que nos pusimos en ventaja, ellos empataron muy rápido. No lo pudimos sostener", se lamentó Pepe. "Ya pasó mucho tiempo pero si, tal vez, hubiésemos tenido una referencia de área en el ataque, los hubiésemos obligado a los italianos a ellos a no adelantarse tanto", evaluó.

Argentinos estuvo muy cerca de quedarse con una victoria que mereció.


En los penales, el mediocampista Sergio Batista y el zaguero central José Luis Pavoni fallaron sus remates y el conjunto de Turín, más allá de que erró Laudrup, se impuso por 4-2, para quedarse con la Intercontinental.

"Encontramos el reconocimiento del fútbol argentino y mundial por el desempeño que cumplimos. Ese es el sello distintivo que queda de esa final", dijo Castro. "El hincha de Argentinos quedó maravillado con esa definición como si la hubiésemos ganado porque respetamos el ADN histórico de la institución, ese de jugar pelota al piso, con la cabeza levantada y pensar siempre en el arco rival, sin importar la jerarquía del equipo de enfrente", consideró.

Síntesis del partido

Argentinos: Enrique Vidallé; Carmelo Villalba, José Luis Pavoni, Jorge Olguín y Adrián Domenech; Mario Videla, Sergio Batista y Emilio Commisso; José Antonio Castro, Claudio Borghi y Carlos Ereros. DT: José Yudica.

Juventus: Stéfano Tacconi; Sergio Brío, Luciano Favero, Gaetano Scirea y Antonio Cabrini; Massimo Bonini, Massimo Mauro, Lionello Manfredonia y Michel Platini; Aldo Serena y Michael Laudrup. DT: Giovanni Trapattoni.

Goles en el segundo tiempo: 10m Ereros (AJ); 18m Platini (J), de penal; 30m Castro (AJ) y 37m Laudrup (J).

Cambios en el segundo tiempo: 19m Stéfano Pioli por Scirea (J); 33m Mássimo Briaschi por Mauro (J); 37m Renato Corsi por Commisso (AJ). En el segundo tiempo suplementario: 12m  Juan José López por Ereros (AJ).

Definición por penales: Argentinos Juniors 2 (convirtieron Olguín y J.J. López; fallaron Batista y Pavoni)-Juventus 4 (anotaron Brío, Cabrini, Serena y Platini; marró Laudrup).

Árbitro: Roth Volker (Alemania).

Estadio: Olímpico (Tokio).

Público: 62.000.

Lo mejor de la final entre Argentinos y Juventus

Comentarios

Ver más productos

Mock up libros para nota

Mamás únicas, regalos únicos

Colección Agatha Christie de Planeta de libros

Agatha Christie, la autora más leída después de la Biblia y Shakespeare

Cómo hacer ayuno intermitente de manera saludable

Cómo hacer ayuno intermitente de manera saludable

Cómo ser padres en el Siglo XXI

Cómo ser padres en el Siglo XXI

Historias de mujeres que cambiaron el mundo contadas para niñas rebeldes

Historias de mujeres que cambiaron el mundo contadas para niñas rebeldes

Ver más productos