El domingo pasado, tomando café con un colega, presenciamos una fuerte discusión entre varios hinchas de Boca sobre quién tenía que atajar contra River en la próxima final de la Libertadores.

Unos cuantos defendían a Agustín Rossi y otros muchos imponían a “Larguirucho” Andrada. Las dos mociones tienen parte de razón, en la primera final en la Bombonera el arquero Rossi fue la figura de la cancha y salvó de la derrota a los xeneizes.

Logró tapar tres atajadas claves en el primer tiempo, una que iba al ángulo muy difícil. Ha progresado notablemente. Pero también es cierto, que si no se hubiese lesionado Andrada frente a Cruzeiro, era titular indiscutible.

Recuerdo que en mis largas charlas con Adolfo Pedernera, siempre sostenía una premisa excluyente: “A la titularidad hay que respetarla a cualquier precio, es lo único que no se negocia. Ningún técnico con experiencia puede desestimarla”.

Andrada volvió con Patronato en la Bombonera y tuvo una lucida actuación diría que en el último minuto salvó el empate. En Avellaneda, frente al Rojo tampoco desentonó. Es incuestionable que posee mucha más experiencia que Rossi y está más familiarizado con los encuentros complicados. Le transmite mayor seguridad al equipo y la gran vidriera la concretó en Lanús.

No nos olvidemos, cuando todavía no había debutado en Primera estuvo muy cerca de ser transferido a Barcelona de España, hubo varias reuniones entre Nicolás Russo, presidente de Lanús, y altos dirigentes del club español y, después, una situación similar con el PSV de Holanda, clubes que se equivocan poco en fichar a un jugador y más todavía si se trata de un arquero.

Condiciones sin dudas le sobran. Pese a la tentación de varios millones, Lanús quiso mantenerlo en el plantel. Guillermo Barros Schelotto lo conoce muy bien porque fue quien lo hizo debutar en el equipo Granate.

Andrada conquistó importantes galardones con el equipo granate, obtuvo la Copa Sudamericana 2013; Campeón de Primera División en 2016 y Supercopa Argentina 2017; todos estos títulos con sólo 27 años. Además, ya jugó una final de Libertadores frente a Gremio de Porto Alegre.

DEPO consultó la opinión del Maestro del Arco, Amadeo Carrizo, muy fastidioso porque le quitaron la posibilidad de ver la final histórica en el Monumental. “Con mis 92 años es imposible viajar hasta Madrid, el presidente del Real Madrid me ofreció hasta un palco. Con respecto a Andrada tiene muy buenos reflejos e intenta anticiparse a la jugada, la titularidad es un patrimonio que se ganó debajo de los tres palos y le corresponde estar en el arco. Sin desmerecer las condiciones de Agustín Rossi que en los últimos partidos ha progresado enormemente y en la primera final salvó el partido, como lo hizo también Franco Armani en la última jugada”. Si lo dice Amadeo es palabra santa…

Comentarios

Ver más productos

Cómo hacer ayuno intermitente de manera saludable

Cómo hacer ayuno intermitente de manera saludable

Cómo ser padres en el Siglo XXI

Cómo ser padres en el Siglo XXI

Historias de mujeres que cambiaron el mundo contadas para niñas rebeldes

Historias de mujeres que cambiaron el mundo contadas para niñas rebeldes

¿Qué regalar el día del padre?

¿Qué regalar el día del padre?

Sexo ATR y gratis a tu casa en fase 1

Sexo ATR y gratis a tu casa en fase 1

Para aprender con los chicos sobre la Revolución de Mayo

Para aprender con los chicos sobre la Revolución de Mayo

Para los fans de Star Wars en su día

Para los fans de Star Wars en su día

Conocé a fondo a los presidentes argentinos

Conocé a fondo a los presidentes argentinos

Ver más productos