Amadeo Carrizo es una de las últimas leyendas vivientes y este 12 de junio cumplirá 94 años. No podemos soslayar que en la Argentina inventó una nueva manera de atajar. Fue el vanguardista del arquero moderno y pudo lograr esa categoría porque desde chico se preparó futbolísticamente. Tenía un dominio de pelota espectacular y estaba dotado técnicamente para desempeñarse como centro delantero. "Tenía la pegada para hacer muchos goles de tiro libre y las veces que le pedía al técnico José María Minella si me dejaba rematar al arco, me decía: 'tengo a Muñoz, Prado, Walter Gómez, Labruna y Loustau, ¿qué querés que la hinchada me mate si la tiras afuera? Y nunca me dejó", cuenta el hombre que desde 1945 hasta 1968 jugó 543 partidos en la Primera de River, incluyendo 32 Superclásicos, 7 títulos y la Copa de las Naciones de 1964.

Hasta su llegada, los arqueros estaban atornillados en la línea de gol. Amadeo tiró a la basura una cantidad enorme de ideas viejas, dio vueltas todos los conceptos y propuso un estilo novedoso para impedir goles con una mentalidad avanzada. Fue un adelantado a su tiempo. "Yo era un arquero con cabeza de atacante. Por eso me anticipaba a lo que iban a hacer los delanteros", explica. Sus aptitudes le otorgaron seguridad, confianza y saber qué hacer con el balón cuando salía del arco. Como todo innovador creó profundas antinomias y soportó mucha resistencia por parte del público. Demostraba una bagaje inagotable de recursos para consolidarse como dominador absoluto del área. Sabía anticiparse a la jugada, sacaba desde el arco con admirable exactitud, atenazaba la pelota, nunca daba rebote y, además, atajaba con sobriedad. Trasmitía tranquilidad a su defensa y consideró que no fue correspondido de la misma forma.

Somos amigos desde 1992, cuando fui autor de su primer libro sobre su biografía, y después del "Arte de Atajar", en 1997. Lo saludé con el motivo de las fiestas y tuve la suerte que me atendiese. A pesar de su delicado estado de salud, lo escuché con una lucidez asombrosa y con ganas de conversar. Crónica tuvo la oportunidad de realizar una entrevista exclusiva.

–¿Recordás alguna atajada que fue inolvidable?

–Hubieron tres en la Copa América que siempre las recuerdo. Una contra Pelé, íbamos 0-0 antes de la agresión de Pelé a Messiano. Fue una media chilena del Negro al ángulo izquierdo; volé por intuición y pude sacarla por encima del travesaño. Otra fue un balazo del delantero inglés Bobby Charlton a la carrera. No la pude retener, volvió a rematar y se dio vuelta gritando el gol. La saqué con las puntas de los dedos al córner. La última fue a Eusebio, el goleador el Mundial '66, sacó un cabezazo bombeado y tuve que volar hacia atrás, pegué una vuelta carnero y, como se me escapaba, le metí un puñetazo mandándola por encima del horizontal.

–¿Cómo ves hoy a River?

–Es el mejor plantel del fútbol argentino, con un técnico brillante. Marcelo Gallardo conversa con cada jugador y se interioriza de sus problemas personales y futbolísticos. Supo encolumnar a todos los jugadores dentro de su propuesta y manera de conducción. Formó un equipo de colaboradores incondicionales como Enzo Francescoli, Matías Biscay, el médico Pedro Hansing, tres preparadores físicos y la psicóloga Sandra Rossi. Después, el presidente Rodolfo D'Onofrio ordenó el club de una forma impresionante y tiene la delicadeza de llamarte una vez por semana. Es un lujo y un orgullo formar parte de River.

                                                                                                                    Por Alfredo Luis Di Salvo

Comentarios

Ver más productos

Huevos de chocolate caseros para una Pascua en crisis

Huevos de chocolate caseros para una Pascua en crisis

Macri lanza su libro de memorias y no se guarda nada

Macri lanza su libro de memorias y no se guarda nada

Le diagnosticaron leucemia a los 14 y vivió para contarlo

Le diagnosticaron leucemia a los 14 y vivió para contarlo

10 libros para regalar el Día de la mujer

10 libros para regalar el Día de la mujer

El detrás de escena de Alberto Fernández

El detrás de escena de Alberto Fernández

30 discursos que cambiaron el mundo

30 discursos que cambiaron el mundo

Jeff Bezos, CEO de Amazon

Jeff Bezos: cómo fue el camino al éxito del CEO de Amazon

La educación que necesitamos

La educación que necesitamos

Llegar a la tercera edad siendo jóvenes

Llegar a la tercera edad siendo jóvenes

Ver más productos