Carlos Bianchi cumple hoy 71 años. Un ex jugador y técnico cargado de títulos en las dos funciones que ejerció dentro del fútbol. Como delantero, nacido en Vélez, fue el máximo goleador de la institución de Liniers con 206 goles, en 324 encuentros que jugó en dos etapas, de 1967 al 73, luego de ser vendido a Europa, pero volvió en 1980 y jugó hasta 1984. También dejó su huella marcada en Francia, siendo unos de los más grandes artillero que pasaron por esas tierras. Pero su tarea como entrenador fueron sus máximos logros deportivos.

Carlos Bianchi, hoy cumple 71 años.

A lo largo de su carrera, Bianchi fue cosechando logros increíbles tanto como jugador, como entrenador. Y si esto sucediera en la actualidad, tendría otro tipo de repercusión hasta en los propios hinchas que supieron disfrutar del DT.

No sólo fue el máximo goleador de la historia de Vélez, si no que es el décimo en el fútbol argentino. Si no que también con 179 goles, fue el noveno artillero en la historia de la Liga Francesa. Y hasta fue reconocido por FIFA como el segundo futbolista argentino más goleador en la historia de los torneos de Primera División del mundo, tras anotar 385 goles (206 en Argentina, 179 en Francia, superado solamente por Lionel Messi (427 goles).

En Francia, Bianchi también dejó su marca.
En su paso por Vélez, único club en el cual jugó en Argentina.

Aunque por una cuestión mediática, su carrera como entrenador fue lo que más deslumbró al mundo, siendo sus principales logros, en Vélez y en Boca, obviamente.

Como entrenador obtuvo 15 títulos entre Vélez y Boca. Pero no fueron cualquier copa o campeonato, de esos 15, fueron 3 copas Intercontinental y 4 copas Libertadores de América. A todo esto le agregamos que fue considerado el mejor entrenador del mundo en el 2000 y en el 2003 también.

Campeón del Mundo, ganándole al Milan.
Bianchi festeja con Vélez la victoria ante el Milan.

Como jugador pasó por Vélez, Stade de Reims, Paris Saint Germain, Racing de Estrasburgo; y como DT: Stade de Reims, Olympique de Niza, Vélez, Roma, Boca y Atlético de Madrid.

Siempre contó que fue muy importante para su carrera haber dirigido equipos chicos como Stade de Reims, "donde llegaba todas las mañanas y lo primero que hacía era inflar las pelotas". En aquel inicio como DT, le fue muy favorable, hasta que llegó a Vélez, donde comenzó a ganar sus primeros títulos. "El Barón de Coubertin, el que inventó los Juegos Olímpicos, decía que lo importante es participar. Y yo le decía que no, que lo importante es ganar. Y Vélez empezó a ser un club ganador", supo declarar.
 
Un entrenador pragmático. No enrolado en ninguna escuela, como la de Menotti, Bilardo y mucho menos la que fundó Marcelo Bielsa. Estuvo a un paso de ser entrenador de la selección Argentina, pero "problemas de logística", Bianchi terminó diciéndole no a Julio Grondona, para agarrar Boca.

Bianchi, en su última etapa por el Xeneize.

Pero al mismo tiempo, River había sondeado  para ser el entrenador Millonario. La pregunta fue, siendo Bianchi hincha de River, por qué no fue el técnico, y la respuesta fue que prefirió ser DT de Boca, "porque Boca es Boca". Una versión vintage, de lo que hoy los hinchas xeneizes se ufaban en gritar "esto es Boca".

No tuvo suerte en su paso por Roma y por Atlético de Madrid. Pero por dos cuestiones muy distintas. En el club italiano nunca tuvo conexión con los futbolistas. A pesar de ser el responsable de consolidar a Toti, éste fue su principal "enemigo". 

"Salíamos a entrenar con 25 jugadores, y terminábamos el entrenamiento con 10... los otros 15 hacían los lesionados", contó una vez Julio Santella, el PF histórico que acompañó a Bianchi en el 90% de su carrera como entrenador.

Con el Atlético, si bien había un gran consenso en su llegada y en su trabajo, los resultados no fueron buenos. En nueve ocasiones iba ganando el partido y en los minutos finales se lo terminaban empatando. ¿Falta de suerte? Tal vez, pero esto no le permitió seguir al frente del club colchonero.

Una relación que nació en 1998 y hoy sigue siendo la misma: Bianchi y Riquelme.

Y su última etapa en Boca estaba condicionada ya al fracaso. Esa comisión directiva nunca quiso que Bianchi fuera  entrenador, pero por el pedido de la gente, Daniel Angelici se tragó el "sapo" y lo contrató nuevamente, con el descontento de quién siempre estuvo alrededor del club como Mauricio Macri, con quien Bianchi tenía un enfrentamiento marcado, luego de aquel "aprete" de Macri al DT, en plena conferencia de prensa.

A partir de su llegada, los dirigentes comenzaron a socabarle el piso, le fueron quitando cada vez más poder de decisión, lo fueron cercando, le sacaron la chance de contratar buenos refuerzos, y hasta él y su hijo, Mauro, fueron "acusados" de hacer negociados con la llegada de jugadores. 

El boicot fue tal, que Bianchi fue echado de Boca por intermedio de un empleado del club, y en la mitad de un entrenamiento.

Estatuas

No hay registro alguno de que un ex jugador y entrenador tenga dos estatuas en dos clubes diferentes. Por una iniciativa de un grupo de hinchas y a  regañadientes de los dirigentes de Boca, se realizó la inauguración de la estatua, con la ausencia de Daniel Angelici, presidente del club. Un acto en la cual estuvieron presentes jugadores o ex, como Schiavi, Guillermo y Gustavo Barros Schelotto y por supuesto, Juan Román Riquelme.

En La Bombonera, Bianchi recibiendo el homenaje de los hinchas.

Tiempo después fue Vélez el que lo homenajeó también con una estatua. Aunque la diferencia entre Boca y Vélez fue que en el xeneize la figura es la del entrenador, mientras que en el Fortín, representa al jugador de fútbol. 

En Vélez también, esta vez, Bianchi vestido de jugador.

Un hombre que no solía tener "amigos" periodistas y que intentaba tratar a todos de la misma manera, se fue ganando muchos enemigos a lo largo de su carrera. Y el primer conflicto que vivió ante la prensa fue allá por el 2000 cuando decidió poner un equipo con 10 suplentes ante Central, en La Bombonera, por el torneo local. Bianchi había decidido guardar a los titulares para un partido por la Libertadores.

Ese fue el primer detonante por el cual fue salvajemente criticado. Pero el encuentro lo terminó ganando Boca dos a cero, y la factura del Virrey al finalizar el encuentro en la conferencia de prensa no se hizo esperar. En ese aspecto, Bianchi no se "entregaba" manso y tranquilo.

Hoy es una especie de asesor del consejo de fútbol de Boca, encabezado por Riquelme. Como Bianchi pasa seis meses en Europa y por sus contactos en aquel continente, para el xeneize es como una puerta que se abre sin oposición. Y hoy, en cuarentena, cumple 71 años.

Comentarios

Ver más productos

Cómo hacer ayuno intermitente de manera saludable

Cómo hacer ayuno intermitente de manera saludable

Cómo ser padres en el Siglo XXI

Cómo ser padres en el Siglo XXI

Historias de mujeres que cambiaron el mundo contadas para niñas rebeldes

Historias de mujeres que cambiaron el mundo contadas para niñas rebeldes

¿Qué regalar el día del padre?

¿Qué regalar el día del padre?

Sexo ATR y gratis a tu casa en fase 1

Sexo ATR y gratis a tu casa en fase 1

Para aprender con los chicos sobre la Revolución de Mayo

Para aprender con los chicos sobre la Revolución de Mayo

Para los fans de Star Wars en su día

Para los fans de Star Wars en su día

Conocé a fondo a los presidentes argentinos

Conocé a fondo a los presidentes argentinos

Ver más productos