El torneo de Primera D se hizo rogar. Pero ya se encuentra a la vuelta de la esquina. Falta solamente un par de horas para que la pelota empiece a rodar y vuelva a hablarse de tantas historias de vida en una categoría donde todo cuesta veinte veces más que en el fútbol confort. Los hinchas de las entidades que participan de la divisional ya deben estar empapados en el tema. Para ellos no es noticia la presencia, como equipo invitado, de Mercedes, el primer club en crearse en la Argentina, allá por 1875. ¿Logrará hacerse llamar el Decano siendo que así se conoce al Quilmes Atlético Club?

Pero esa cuestión puede quedar para más adelante. Ahora la idea es que el lector de Crónica del Ascenso conozca al "viejito benjamín" del deporte más popular, que este domingo, cuatro días antes de apagar las 147 velitas, vivirá su jornada más importante al disputar el primer encuentro de campeonato por un torneo bajo la órbita de AFA (será ante Muñiz, como visitante). Campeón de la Liga Mercedina 19 veces, actuó en varias ediciones del Torneo del Interior logrando el ascenso al Argentino B en la temporada 2012/2013. Ahora se sabrá mucho más de este equipo porque nuestro diario, único de la Argentina en cubrir el ascenso en todas las categorías, no hará la excepción y también hará el seguimiento del undécimo integrante de la D, que tiene como entrenador a Walter Díaz, aquel que se retiró en Almirante Brown y logró sendos ascensos con La Fragata y Flandria, y quien nos pintó un panorama de la formación con que saldrá a competir.

-¿Cómo vive esta previa del debut del equipo en la última categoría del ascenso?

-La verdad es una alegría porque lo venimos hablando en la interna del club y la ciudad. Será hermoso entrar en AFA. Uno tiene cerca de Mercedes a Luján y Flandria y es muy lindo que ahora pueda estar la ciudad involucrada en esto. Fue una novedad hermosa. Nos venimos preparando desde que llegué. El proyecto arrancó con el Federal C, llevando unos cuantos jugadores. Para el siguiente hubo una cantidad menor porque ya habíamos aprobado a un montón de chicos y fuimos creciendo hasta terminar jugando el Federal B con todos jugadores del club. Siempre participamos en la liga mercedina, en todos los casos tuvimos la suerte de clasificar y además jugamos los regionales amateurs. Y ahora se da esto que veníamos buscando y nos genera una enorme satisfacción.

-¿Cuál fue el último partido que jugaron?

-Tengo que hacer memoria porque el último año no jugamos el Regional ya que estaba esta chance que se concretó ahora. Me parece que fue con Independiente de Chivilcoy en 2020. En cuanto a nuestra liga, donde fuimos bicampeones, jugamos este año hasta que quedamos eliminados en cuartos de final con Trocha.

-Se puede decir que están activos...

-Sí, sí porque la liga se jugó siempre salvo cuando el fútbol estuvo parado por la pandemia. Hace un mes que terminamos de jugar un campeonato largo. El equipo estuvo bien: había terminado primero con 12 puntos de diferencia sobre el segundo, entramos en cuartos y quedamos afuera en un partido insólito. El equipo de liga que tengo no será el que pueda usar ahora porque la D se puede jugar con menores de 23 años y solo seis mayores que nunca hayan tenido contrato en AFA. En Liga tengo jugadores que alguna vez han sido profesionales.

-Tienen una ventaja con respecto a los equipos de la D que no juegan desde noviembre pasado...

-Esa ventaja puede estar. Esos equipos han hecho una pretemporada muy larga y no sabés como debe estar la cabeza de los chicos porque les dicen que juegan hoy, mañana o no sé cuando. Ahora ya está la fecha. Tenemos ventajas y desventajas pero sabemos que venimos más por un proyecto. Trataremos de respetarlo, transitando la D para encontrar a los chicos de la mejor forma y ver con quien jugaremos el año que se viene. Queremos que se vayan formando y encontrar gente de la zona para poder jugarlo.

-¿Cuáles son las desventajas a las que se refirió?

-Lo que dije anteriormente: vamos a tener muchas bajas con respecto al equipo de la liga por la cuestión reglamentaria. Después está el conocimiento del ascenso. Los chicos que saldremos a jugar, salvo dos o tres que han jugado en la C, nunca lo hicieron en el ascenso. Si bien la D es muy amateur al mismo tiempo es muy profesional. Se van a encontrar con chicos que han hecho inferiores todos los días. Nosotros a veces entrenamos dos veces y jugamos el fin de semana. Después hay buen material; por eso con trabajo se puede mejorar todo.

-En la D hay mucha fricción y las canchas son reducidas y algunas no están en las mejores condiciones; ¿habrá que preparar a sus dirigidos para afrontar este nuevo desafío?

-Seguro. Es todo nuevo; vamos a encontrar una categoría diferente en la que, a medida que pasen las fechas, lograremos nuestro funcionamiento. Es dura, tiene mucho roce y los campos son reducidos, a excepción de dos o tres equipos que juegan en canchas de la Primera Nacional. Después el resto lo hace en espacios más chicos y por ende habrá muchas fricciones. Habrá que trabajar mucho sobre eso para poder llevar a cabo algo de lo que queremos. Tampoco queremos sacar de nuestra cabeza lo que venimos formando y haciendo porque sabemos que si podemos inculcar nuestro trabajo para llegar a esta categoría, a la larga podremos encontrar el beneficio de algo bueno.

-¿Cómo juega un equipo de Walter Díaz?

-Uno tiene la idea de que la pelota salga siempre limpia y encontrar espacios. Pero como hablamos anteriormente, el campo de juego no te deja llevar eso. Me gusta que el equipo tenga distintas variantes de sistema para intentar hacer el juego. Creo que en base al grupo que uno arme, la cantidad de chicos que tenga, el compromiso que mostremos en conjunto, será mucho más fácil a la hora de enfrentar los partidos. Hoy en día hay muchas variantes pero es como dije: un día te vas a encontrar con una cancha, otro día con otra y habrá que ver si están el sistema y la predisposición para sortearlos.

-Para empezar a familiarizarnos, ¿qué jugador puede marcarnos como futura figura del torneo de la D que se avecina?

-No se si daría una figura en líneas generales. Desde que estamos trabajando en el club, tenemos una línea pareja en todo. Siempre fuimos muy sinceros y claros en la forma de trabajar. Lo que los chicos han venido ganado y crecido se fue dando más por el grupo en sí y porque cada uno entiende la función que cumple en él. No es que tenemos una figura o alguien que sea distinto. Somos un grupo y eso genera un buen equipo.

-El primer año será de aprendizaje porque no podrán ascender; ¿y después?

-Seguro que el primer trabajo que tenemos será conocer como es el trabajo de la categoría, como se trabaja o juega. Este primer año será de aprendizaje, para que los chicos puedan sentirse jugadores profesionales. Tienen un cambio en su forma de entrenar, en darle la atención que se merece el fútbol que será distinta a la que venían haciendo. En base al pase que demos, el año que viene veremos para que estamos, en que nos tenemos que fortalecer. Llevamos a cabo ese proyecto integral que venimos haciendo desde inferiores hasta arriba, podrán verse los resultados.

Comentarios