Sin pena ni gloria... Valentín Viola llegó a San Lorenzo a principios de este año con el objetivo de ser el reemplazante de Ezequiel Cerutti, quien había sido vendido a Al-Hilal de Arabia Saudita.

Sin embargo, el delantero nunca se asentó en el equipo y tan solo disputó 35 minutos ante Gimnasia, en la fecha 17 de la Superliga, por una serie de lesiones que le impidieron aparecer durante el resto del semestre.

Y luego de conocerse que el Pampa Biaggio le comunicó que no lo iba a tener en cuenta para la pretemporada, Titín armó las valijas y rescindió su contrato con la institución azulgrana. "Sería una necedad no reconocer que lo de Viola salió mal", expresó el presidente Matías Lammens.

Por otra parte, Emiliano Purita, otro de los jugadores que no tendrá lugar en la próxima temporada y se encuentra entrenándose por su cuenta, tendría todo arreglado para pasar a préstamo a San Martín de Tucumán, recientemente ascendido.