Se cumplen 11 años de uno de los partidos más polémicos del fútbol argentino. El 5 de julio de 2009, Vélez se consagraba campeón en el Amalfitani tras derrotar al Huracán de Ángel Cappa por 1-0 en una jornada marcada por el pésimo arbitraje de Gabriel Brazenas. Un final caliente y el recuerdo de un cruce que perdurará por siempre en la historia del fútbol argentino.

El Globo llegaba como líder a la última fecha del campeonato, después de que el Fortín igualara con Lanús y le cediera la punta. Los de Parque Patricios, de notables actuaciones durante todo el torneo, necesitaban solo un empate para dar la vuelta olímpica después de 36 años, mientras que los hombres de Ricardo Gareca requerían sí o sí de un triunfo para quedarse con el Clausura.

Brazenas quedará por siempre en el ojo de la tormenta debido a su actuación.

El marco era imponente. Los hinchas de la V armaron un recibimiento acorde en un estadio que explotaba, mientras que los quemeros coparon totalmente la tribuna visitante, con más gente aún de la estipulada en un comienzo por las autoridades. Los equipos salieron al terreno de juego y la pelota comenzó a rodar.

La primera polémica de la tarde llegó cuando Ricardo Casas, el primer asistente, le anuló un gol de cabeza a Eduardo Domínguez por offside, cuando en realidad el defensor estaba totalmente habilitado, al menos por un metreo de distancia. Luego apareció un invitado inesperado: el granizo. Debido a esto el encuentro quedó demorado media hora.

Los hombres de Cappa parecían estar cómodos con la igualdad en la reanudación del encuentro, más allá de que no estaban desplegando el fútbol de alto vuelo que los caracterizaba, ya que ese resultado que les servía para ser campeones. Sin embargo, Carlos Araujo llegó tarde y bajó dentro del área al Burrito Martínez, por lo que Brazenas no dudó en cobrar penal. La gente de Vélez estaba lista para entonar el grito sagrado, pero el arquero Gastón Monzón les ahogó el el festejo al desviar el disparo del Rodrigo López.

El trámite era parejo. Se jugaba con pierna fuerte y las chances eran escasas. Pero en el complemento llegarían las polémicas. Brazenas debió haber expulsado a Nicolás Otamendi por una mano cerca del área cuando ya tenía amarilla, y luego debió haber cobrado penal y expulsión para Chiche Arano después de un planchazo a Poroto Cubero.

Sin embargo, a los 38 minutos del segundo tiempo llegó la gran polémica de la tarde, el momento fatídico para el pueblo quemero. Un pelotazo largo de Otamendi terminó en una habilitación de López para Joaquín Larrivey, jugador nacido en el Globo e incluso reconocido hincha. Monzón salió a buscar la pelota, pero cuando la tomó recibió el planchazo del Bati en lo que sin dudas fue una clara falta del hombre de Vélez, ignorada únicamente por el árbitro. Maxi Morales aprovechó que la pelota quedó muerta dentro del área y definió contra un palo para marcar el 1-0 que sería definitivo, cuando Huracán estaba a menos de 10 minutos de la gloria. En el festejo de gol el 10 se quitó la camiseta, y al ya estar amonestado previamente tuvo que irse al vestuario antes de tiempo.

La evidente falta de Larrivey a Monzón que ignoró el árbitro y derivó en el gol del campeonato.
Tras el rebote en el arquero, Maxi Moralez marcó el único tanto del partido.

 

Los jugadores de Huracán explotaron de bronca contra Brazenas. Mientras tanto, en el banco visitante Cappa estallaba de bronca por la falta de pelotas después de que el juez adicionara 8 minutos.

Al final, todo terminó en escándalo. Los jugadores del Globo se la agarraron con Larrivey y todo se fue de las manos. Sebastián Domínguez terminó con un corte por un objeto arrojado desde la tribuna visitante y un alcanzapelotas también terminó con heridas.

Brazenas, eje de todas las críticas, dejó la actividad un año después acusando problemas físicos, pero lo cierto es que tras esa "final" y su pésima labor, que terminó favoreciendo al Fortín, jamás volvió a dirigir. Vélez consiguió un título más en su historia en base a su gran torneo, aunque empañado por la forma en que se dio, y Huracán se quedó con un sabor amargo por cómo se fue el campeonato en Liniers luego de regar de fútbol las canchas argentina. Un partido que quedará para la historia de unos y otros, para siempre.

Brazenas, tras su labor en Vélez-Huracán, jamás volvió a dirigir.
En el final, toda la bronca de Cappa, el DT del Globo.

Comentarios

Ver más productos

La otra historia del peronismo

La otra historia del peronismo

Cómo hacer guita

Cómo hacer guita

Lo que todo el mundo busca

Lo que todo el mundo busca

¿Qué es sexteame?

¿Qué es sexteame?

Para fanáticos del Fútbol

Para fanáticos del Fútbol

La historia detrás del robo del siglo

La historia detrás del robo del siglo

Eva Duarte: toda la verdad

Eva Duarte: toda la verdad

Aprendé a usar tu inteligencia

Aprendé a usar tu inteligencia

La otra cara del peronismo: una historia apasionante

La otra cara del peronismo: una historia apasionante

Historia para Chicos

Historia para Chicos

Ver más productos