La Superliga y Vélez, comenzaron con todo. La segunda edición del certamen doméstico tuvo su puntapié inicial en Liniers, donde el Fortín pisó fuerte y derrotó con total autoridad a un deslucido Newell´s por 2-0 gracias a los goles del peruano Luis Abram y de Matías Vargas, de penal.

Los de Gabriel Heinze se pusieron en ventaja "desde el vestuario". Es que en los primeros segundos del partido, el lateral Ortega se proyectó, tiró el centro y se fue al córner. De esa acción, una jugada preparada por el Gringo puso solo dentro del área a Abram, quien cabeceó ante la no salida de Ibáñez e infló, al minuto, la red con el grito sagrado.

Todos abrazados celebró Vélez la apertura del marcador (Pablo Villán -diario Crónica).

A los 25 minutos del primer tiempo, Fontanini cometió un penal infantil contra Abram, de buen partido, el árbitro Echenique no dudó en sancionar la pena máxima. Y, en el remate desde los doce pasos, el Monito Vargas infló la red con el grito sagrado.

 

 
Así definió el Monito su definición desde el punto del penal (Pablo Villán -diario Crónica).
El baile de Vargas tras su gol (Pablo Villán -diario Crónica).

En el complemento, el elenco de Liniers manejó bien la pelota, no sufrió y estuvo muy cerca de marcar un gol más, pero la mala puntería de los delanteros se lo impidieron. Así, el Fortín consiguió tres puntos de oro en el inicio de la competencia.