Festejó Vélez. El Fortín pegó en los momentos justos, le ganó 2-0 a Boca y se ubicó tercero en la lucha por el torneo. El Xeneize, que prácticamente no pateó al arco, pareció comenzar a despedirse de la pelea por el título.

Por presentes futbolísticos y la posición de ambos en la tabla, el partido hacia presagiar un espectáculo prometedor, pues los dos estaban obligados a ganar para mantenerse en la carrera hacia el campeonato. Sin embargo, gran parte del primer tiempo pasó inadvertido. Porque el Fortín tuvo la posesión de la pelota pero careció de resolución en los últimos metros, mientras que el Xeneize, con dos líneas de cuatro bien definidas, controló bien las acciones del dueño de casa pero resignó el ataque.

Como muestra de ello, al cabo de los primeros cuarenta y cinco minutos, el conjunto dirigido por Battaglia no registró una sola jugada de riesgo. Al pibe Luis Vázquez, la referencia de ataque, la pelota casi que no le llegó y, en efecto, Boca transformó a Hoyos en un espectador más, ya que el arquero no tuvo trabajo.

El cronómetro de Abal se encaminaba al entretiempo, y ninguna acción de juego ilusionaba con la apertura del marcador. No obstante, a los 39, Mancuello sorprendió a todo el Amalfitani con un potente zurdazo cruzado que se clavó en un ángulo, y así Vélez pasó al frente, cuando pocos méritos había hecho como para irse al descanso en ventaja.

Fue por el segundo

De regreso al campo de juego, el Fortín salió decidido a aplicarle un nuevo golpe al visitante, y a los 7 lo tuvo nuevamente con Mancuello, quien se filtró en el área y llegó hasta Rossi, pero Fabra terminó salvando al Xeneize. A partir de ahí, el partido se tornó similar al primer tiempo.

Más allá de los ingresos de Molinas y Briasco, el Xeneize nunca logró encontrarle la vuelta para al menos olfatear el empate. Y Vélez, recién a los 30 volvió a asomar, en esta oportunidad con Orellano, pero Rojo le terminó ganando el duelo. En el minuto final, sin embargo, el ingresado Tarragona aportó el segundo, y así el Fortín terminó festejando un triunfazo en Liniers.


                                                                           

 
 

Comentarios