Vélez se llevó un premio excesivo de Rosario. El gol de Leandro Fernández, que minutos antes había ingresado al campo de juego, le permitió al Fortín "facturar" una victoria por la cual no hizo más que su adversario.

Pero Central, este "deportivo empatar", tuvo la igualdad en el final, cuando el travesaño y la mala puntería en la misma jugada hizo que se sellara la victoria del equipo de Heinze.

El festejo de Leandro Fernández junto a Domínguez. Foto: Fotobaires

En propuestas parecidas, la diferencia se marcó en un solo detalle: Vélez no podía penetrar en el área de Central, pero el local sí lo podía hacer, con el consiguiente peligro que una jugada así, genera, con Riaño o con Gamba dominando el balón.

Para el Fortín, la presión y el jugar de "memoria", le ayudó para encontrar espacios, para salir bien de contra con Domínguez bien parado; pero no tuvo frescura para elaborar el juego fuera del libreto.

Central, con menos movimientos mecanizados, sí pudo llegar mucho más cerca del arquero. Así, Vélez sólo inquietaba con remates desde fuera del área, mientras que Central, si bien no pudo cerrar bien ninguna jugada de ataque, sí estuvo algo más cerca del gol.

En el complemento hasta los 15, el partido había caído en la intensidad, pero luego se hizo más luchado y ya sin tanta estrategia, fue Central el que se fue al ataque. Lo apretó a Vélez contra su área, casi que no le dejó posibilidad de ataque, pero en una jugada "perdida", Vélez encontró la victoria y Central ya no empató, como venía sucediendo. Esta vez perdió y se hunde en los promedios del descenso.


Ver más productos

La Iglesia recuerda a San Román de Antioquía

La Iglesia recuerda a San Román de Antioquía

Macri planea resolver la transición por decreto

Macri planea resolver la transición por decreto

El Vaticano contra “la manipulación de la religión”

El Vaticano contra “la manipulación de la religión”

Ver más productos

Comentarios