Prácticamente se sabe muy poco de su vida, porque no brinda entrevistas y atiende en su celular solamente a los teléfonos registrados. Por timidez, no por mala gente. Su trayectoria estuvo plagada de dificultades.

Ignacio Martín Fernández, Nacho para el mundo futbolístico, nació en Castelli, Buenos Aires, el 12 de enero de 1990, tiene 30 años. Sus padres, Pablo y Sara, son médicos clínicos y cuando Nacho cumplió 2 años se establecieron en Dudignac, una localidad ubicada a 40 km. de 9 de Julio. Ahí fue donde comenzó a familiarizarse con la pelota. Su familia se compone de tres hermanos mayores nacidos en La Plata.

“Que haya fichado en Gimnasia y Esgrima La Plata fue una genialidad de mi viejo, que es un apasionado del fútbol y se ocupó de averiguar los días de prueba. Habíamos ido hasta La Plata para ayudar a realizar una mudanza a mi hermana”. Hizo la prueba entre varios chicos y lo ficharon en Pre Novena a los 13 años. A la semana sus padres regresaron y él quedó viviendo en la casa de su tía y abuela.

"Empecé a extrañar muchísimo a mis amigos, a mi ambiente pueblerino y los compañeros de colegio me trataban distinto porque era del interior. A los tres meses me quería volver. Llegó mi madre y me dijo si tomas esa decisión, andá a ver al entrenador y le contás lo que está sucediendo y agradécele todo. Fui a conversar con mi entrenador Pelusa Didonato y sus palabras me hicieron reflexionar"...

– ¡Pensalo bien!, quedaste entre muchos y considero que tenés futuro. El fútbol es sudor y lágrimas…

–Terminamos de entrenar y volvimos a charlar: voy a probar, a ver si puedo superar mi estado de ánimo y seguiré dando batalla”  

Continuaron las complicaciones de adaptación. Debutó, cambiaron de técnico porque el Lobo descendió, cuando comenzaron la pretemporada Osvaldo Ingrao que había tomado el timón le explicó que no lo iba a tener en cuenta. Un golpe fuerte para Nacho que habló con su representante Jorge Cystepiller y consiguió el préstamo a Temperley.  

Nacho y su exitoso paso por Temperley, en el ascenso.

En el club Gasolero hizo una campaña brillante: en 25 partidos convirtió 10 goles; para la categoría B es un montón. Se pudo mostrar y exhibir sus condiciones, que era lo que pretendía. Finalizó el préstamo y Pedro Troglio que era el entrenador de Gimnasia; lo recibió bien al principio pero después le aconsejó que buscara otro club.

Gallardo vio su nivel en Gimnasia y no dudó en llamarlo.

“Es lógico si me dice que buscara otro club era porque no me tenía en sus planes, me gustó que me lo dijera de frente. Un nuevo conflicto. Recuerdo que le expliqué que la quería luchar. Solamente le solicité que me pusiera de doble cinco. Te vamos a probar en ese puesto, me respondió. En la quinta fecha me llevó al banco y quedé de titular. Ascendimos de categoría y me fui asentando. Hasta que Lanús se interesó en mi incorporación y Pedro me cargaba: ‘¿Cómo te vas a ir a Lanús?’ y demoró las cosas. Hasta que una noche me llamó Marcelo Gallardo consultándome si quería pasar a River, enseguida le contesté que sí, arreglamos el dinero que era lo que menos me interesaba y cambió mi vida”.

Hasta Diego Maradona expresó que es el mejor jugador del campeonato. En la institución millonaria tuvo un ciclo fructífero: 3 Copas Argentinas; 2 Recopas Sudamericana y la Copa Libertadores de 2018, que hizo historia. Hoy es pieza clave y decisiva en el equipo. Su carrera es un genuino ejemplo que con sacrificio, esfuerzo y coraje se consigue el éxito, un modelo digno de ser imitado.

Por Alfredo Luis Di Salvo        

Comentarios

Ver más productos

Días en casa: aprendé astrología

Días en casa: aprendé astrología

Consejos para cuidarnos en tiempos de cuarentena

Consejos para cuidarnos en tiempos de cuarentena

En momentos de cuarentena la receta es aprender a cuidarnos

En momentos de cuarentena la receta es aprender a cuidarnos

La historia del robo del siglo

La historia del robo del siglo

Necesitamos un Ruido de Magia

Necesitamos un Ruido de Magia

Ser hincha es contagioso

Ser hincha es contagioso

Un relato de Academia

Un relato de Academia

Me gusta la guita y la necesito

Me gusta la guita y la necesito

Descubrí tu ADN Cósmico: una guía astrológica para saber nuestro destino

Descubrí tu ADN Cósmico: una guía astrológica para saber nuestro destino

Que las clases empiecen en casa

Que las clases empiecen en casa

Ver más productos