Cómo se jugará el torneo que viene? Esa pregunta que escuchamos una y mil veces, de a poco va teniendo respuesta, si hacemos mención al fútbol de ascenso. Este jueves al mediodía, en Puerto Madero, almuerzo mediante, en la reunión con 118 dirigentes (entre presidentes y vice, de todas las categorías del ascenso) quedó en claro que el presidente Claudio Tapia (quien tuvo el gesto de saludar con un efusivo abrazo a un barrendero conocido, antes de entrar al restaurante) quedó facultado para dar comienzo a la reestructuración de todas las categorías, desde la B Nacional hasta los torneos del Interior.

De todas maneras, vale resaltar que los nuevos campeonatos serán a partir de la temporada 2019/2020, por lo que los torneos que van a comenzar en agosto no tendrán descensos para permitir que desde mitad de 2019 cada categoría cuente con varios ascendidos y "desaparecerá" la Primera D.

Los torneos de ahora tendrán el mismo formato que los recientes, en cuanto a la forma de disputa y a los ascensos "directos". La B Nacional será a una sola rueda, todos contra todos, el campeón ascenderá y habrá un Reducido por otro ascenso. En la B, C y D, habrá un torneo a dos ruedas, con un campeón y un segundo ascenso a través de un Reducido. Como manifestábamos líneas arribas, no habrá descensos.

Y más adelante...

La idea para 2019/2020 es que la B Nacional se dividirá en Zona Metropolitana y Zona Interior, cada una con 18 o 20 equipos. ¿De dónde saldrán? Además de los ascensos, subirán de categoría varias instituciones de la Primera B (para la Zona Metro) y del Federal A (para zona Interior). Lo mismo ocurrirá con las otras categorías, de la C a la B (para un torneo con 20 o un máximo de 22 equipos), y de la D a la C (20 equipos). Así, la Primera C pasaría a ser la categoría más baja del sector metropolitano, con los equipos que no logren subir a la B, más los de la D. Y en los torneos del Interior pasará algo similar.

Y además, los descensos desde mitad de 2020 serían por ubicación en la tabla, ya que desaparecerán los promedios. La reestructuración del fútbol, como había ocurrido en 1986 cuando surgió la B nacional, dio un paso adelante.