Sin lugar a dudas, la cuarentena que llegó por la pandemia del coronavirus afectó a todo el mundo, pero se crearon algunas historias conmovedoras. Una de ellas es la del hawaiano León Morimoto y la del colombiano Oswaldo Pacheco.

Ambos juveniles pasaron el aislamiento juntos en la pensión de Temperley, y se acompañaron, estando solos por más de cuatro meses.

"Extrañamos a la familia. Pero decidimos quedarnos porque acá estamos bien", expresó Morimoto, lateral izquierdo de 18 años que habla muy bien español.

Morimoto y Pacheco entrenando en Temperley

Más adelante, explicó cómo fue su recorrido desde su llegada a Argentina, que fue hace cuatro años: "Estuve en Independiente hasta diciembre de 2016. Luego empecé en Temperley. Vivía en una pensión en Bernal (Quilmes) y me levantaba a las 5.40 para venir a entrenar todos los días. Así durante un año. Después me pude quedar acá en la pensión y ya no tenía que levantarme tan temprano".

Por su lado, Pacheco, que juega de defensor central y tiene 19 años, indicó en diálogo con Clarín: "Decidí quedarme porque todo lo que puedo hacer acá no podría hacerlo en La Guajira, en Colombia. Durante el aislamiento puedo entrenar y mejorar como futbolista. Obviamente extraño mi lugar y mi gente, pero cuando hablo con mi familia les digo que no se preocupen, que aquí estoy bien. La comunicación con la gente del club es muy linda, me llevo muy bien con todos".

Además, Oswaldo, que arribó al país en el verano, remarcó que busca ayudar a su familia mediante el fútbol: "Decidí quedarme porque todo lo que puedo hacer acá no podría hacerlo en La Guajira, en Colombia. Durante el aislamiento puedo entrenar y mejorar como futbolista -explica el central-. Obviamente extraño mi lugar y mi gente, pero cuando hablo con mi familia les digo que no se preocupen, que aquí estoy bien. La comunicación con la gente del club es muy linda, me llevo muy bien con todos".

Ellos no fueron los únicos que vivieron esta experiencia ya que, hasta hace una semana estaba el japonés Yudai Sasaki Hokkaido, quien llegó en enero y su estadía de dos meses terminó siendo de seis. "Yo le hacía de traductor porque no tenía manera de comunicarse", afirmó León sobre Yudai, quien pudo regresar a su hogar después de algunas gestiones diplomáticas.

Comentarios

Ver más productos

La otra historia del peronismo

La otra historia del peronismo

Cómo hacer guita

Cómo hacer guita

Lo que todo el mundo busca

Lo que todo el mundo busca

¿Qué es sexteame?

¿Qué es sexteame?

Para fanáticos del Fútbol

Para fanáticos del Fútbol

La historia detrás del robo del siglo

La historia detrás del robo del siglo

Eva Duarte: toda la verdad

Eva Duarte: toda la verdad

Aprendé a usar tu inteligencia

Aprendé a usar tu inteligencia

La otra cara del peronismo: una historia apasionante

La otra cara del peronismo: una historia apasionante

Historia para Chicos

Historia para Chicos

Ver más productos