No siempre un 0 a 0 es un espanto y mucho menos un partido perfecto. Midland y Deportivo Merlo le dieron vida a una nueva edición de un clásico que, si bien se disputó con dientes apretados, dispuso de situaciones para contar con emociones. Por un lado, la búsqueda de los dos, cada uno a su manera y por el otro las claras chances que no terminaron en la red porque los postes así lo quisieron. 

El Funebrero lo pudo ganar en la primera mitad, en la que se vio superado sólamente en los primeros minutos. Pero después tomó la pelota y llegó al descanso con los merecimientos para sacar ventaja. Pero en la primera clarísima, Tursi le ahogó el grito a Rogoski y luego el palo le dijo no a un disparo fuerte de Delgado, la figura del derby.

En el complemento creció el Charro aprovechando que su rival sintió el desgaste físico de la primera mitad y, con el ingreso de Fabbiani, controló el balón y tuvo la mejor administración. Pero en su gran oportunidad, un tiro libre de Pajón rebotó en el travesaño con Mansilla vencido.

El empate estuvo perfecto, de acuerdo al trámite aunque los 90 minutos merecieron emociones. Un párrafo aparte para la fiesta de un nuevo clásico en el Oeste (como antes fue Merlo-Argentino de Merlo) con las dos hinchadas entregándole un gran marco al encuentro. Sólo apartamos de ese gran espectáculo de las tribunas al inadaptado que arrojó un proyectil que cayó cerca de la humanidad de Tursi. Pero ese energúmeno no empaña el gran comportamiento de los 2999 restantes que alentaron todo el encuentro.

Comentarios

Ver más productos

La Iglesia recuerda a Santa Margarita de Hungría

La Iglesia recuerda a Santa Margarita de Hungría

El presidente Alberto Fernández trabaja en distintas cuestiones.

La lista de candidatos a la embajada del Vaticano que prepara Alberto

Alberto y Francisco, un encuentro que no sorprende

Alberto y Francisco, un encuentro que no sorprende

Ver más productos