Tras su gran presente en la Copa Libertadores, River también volvió a decir presente en el torneo local. En un atractivo partido en el Ducó, el Millonario le ganó 3-1 a Huracán y se prendió en lo más alto de la tabla en la Zona Campeonato A.

Las expectativas en el Ducó eran enormes para uno y para el otro. Porque Huracán se ilusionaba con un nuevo triunfo para seguir como único líder, mientras que River necesitaba los tres puntos para no continuar cediendo terreno en la tabla, luego del empate en el debut con Argentinos.

Y en pos de intentar cumplir ese objetivo, Marcelo Gallardo no dudó en poner lo mejor para visitar al Globo. Así y todo, de entrada al conjunto millonario le costó hacer pie ante un anfitrión que asumió el rol protagónico. De hecho, a los 4 minutos el elenco de Damonte olfateó el gol con un cabezazo esquinado de Merolla que se fue apenas desviado, y a los 10 Hezze giró hacia adentro en el área grande y probó al arco de Armani, pero le entró mordido. A partir de ahí el Millonario empezó a crecer desde el talento y la verticalidad de Carrascal, quien a los 12 exigió a Cambeses.

A los 23, De la Cruz avisó con un tiro libre bajo que pasó cerca, y a los 27 River gritó el primero: centro de Angileri al corazón del área quemera, peina Borré y Suárez, ingresando por el segundo palo, corrige la trayectoria del balón con una extraordinaria pirueta para mandarla a la red. Enseguida, con cierta cuota de fortuna, el Millo aplicó un nuevo golpe al mentón, con un violento remate cruzado de De la Cruz que ingresó al arco de Cambeses pidiendo permiso. Antes el descanso, Huracán evidenció una leve reacción, aunque no supo reflejarla en el marcador, pues tanto Chávez como Briasco definieron sin convicción.

Mejoró la imagen

Con la necesidad de revertir el resultado, el Globo afrontó el complemento con mayor ambición y empezó a mejorar su imagen. A los 20, para colmo, se benefició con un inexistente de penal que Delfino le cobró a Paulo Díaz por supuesta infracción a Briasco, y Chávez lo cambió por gol para alimentar la ilusión. Sin embrago, lejos de desanimarse, River lo fue a buscar y lo liquidó. Con el ingreso del pibe Julián Álvarez encontró frescura en ataque, y de hecho la Araña apenas pisó el campo de juego puso llevó riesgo al arco rival. A los 37 en tanto, De la Cruz sacudió al arco y puso el 3-1 para firmar el resultado final.

Comentarios

Ver más productos

30 discursos que cambiaron el mundo

30 discursos que cambiaron el mundo

Jeff Bezos, CEO de Amazon

Jeff Bezos: cómo fue el camino al éxito del CEO de Amazon

La educación que necesitamos

La educación que necesitamos

Llegar a la tercera edad siendo jóvenes

Llegar a la tercera edad siendo jóvenes

Diario de emociones: el libro de la película Soul

Diario de emociones: el libro de la película Soul

Los primeros 1000 días de tu hijo son fundamentales 

Los primeros 1000 días de tu hijo son fundamentales 

Descubrí la Guía astrológica para 2021

Descubrí la Guía astrológica para 2021

La historia completa sobre Eva Duarte

La historia completa sobre Eva Duarte

Crónicas de retórica: los discursos que cambiaron al mundo

Crónicas de retórica: los discursos que cambiaron al mundo

Luciano Lutereau escribe cómo ser padres en el Siglo XXI

Luciano Lutereau escribe cómo ser padres en el Siglo XXI

Ver más productos