La cabeza en el Monumental, el corazón en Madrid. Porque la mente de River se encuentra en la final interminable de la Copa Libertadores contra Boca, que se jugará en el Santiago Bernabéu.

Pero antes tenía que cumplir con un compromiso contra Gimnasia, aquel que lo había eliminado en la semana de la Copa Argentina. Y con una dosis de café colombiano, los pibes del Millonario cumplieron con creces.

De la mano de un inspirado Rafael Borré (marcó dos goles), el elenco de Marcelo Gallardo le ganó por 3-1 al Lobo para llegar de la mejor manera a la expedición en tierras españolas.

Un comienzo fulgurante ante un Gimnasia repleto de juveniles, y con la mente puesta en la final de la Copa Argentina del próximo jueves contra Central. El que apareció fue Rafael Borré, el actor principal que no podrá jugar la final de la Copa Libertadores por estar suspendido.

El colombiano demostró toda su capacidad goleadora y se despachó con un tremendo doblete. Primero, gracias a una excelente habilitación de Julián Álvarez, definió con precisión para marcar el 1-0. Y un rato más tarde, Cristian Ferreira armó una increíble jugada individual y en el rebote, el colombiano tan solo tuvo que empujarla para gritar el segundo de la noche.

Aunque en el complemento llegó el descuento tripero, y en una jugada un tanto discutible. Tras un centro de Jan Hurtado, Matías Gómez sacó un fuerte cabezazo y Germán Lux llegó a manotearla. No quedó claro si antes o después de la línea, pero el juez de línea interpretó que la pelota ingresó y convalidó el gol.

Sin embargo, el tanto que parecía motivar al Lobo, solamente quedó en eso: un suspiro. Y River lo liquidó de la mano de Matías Moya para llegar de la mejor manera a Madrid, donde irá en busca de la ilusión copera ante el rival de toda la vida.

 

Comentarios