Sin su aporte, era imposible lograr el tan esperado ascenso de Ituzaingó. Tomás Figueroa fue clave en la tanda de penales ante Argentino de Merlo para romper con ese maleficio de 19 años de no poder lograr subir de categoría. Aunque no solamente aportó en la instancia final, ya que también hizo lo suyo a lo largo del campeonato y, junto a sus compañeros, obtuvo su más que merecido premio. El surgido de las Inferiores de Vélez repasó lo que vivió el día del ascenso, y su participación a la hora de la definición desde los 12 pasos.

A pura sonrisa durante la producción de fotos (Fernando Pérez Ré).

El partido de ida no había sido nada bueno. El 0-2 parecía un resultado difícil de revertir, pero todos los jugadores del León nunca perdieron las esperanzas, y en el Carlos Sacaan, junto a toda su gente, lograron empatar el global y forzar los penales. Sobre el objetivo cumplido, Figueroa expresó que "La verdad es que estoy muy contento porque no solamente es el esfuerzo de este año, sino es de toda la vida. Cuando elegimos hacer esto, de dedicarnos a esta profesión, uno tiene muchos altibajos. Es el esfuerzo de toda la carrera de uno. Las sensaciones de lo que fue este año es que fuimos de menos a más. Arrancamos con la idea del técnico que nos fue convenciendo de a poco y muy contento con el logro obtenido. El grupo dio muestra de carácter, acostumbrado a sobreponerse a las adversidades que se presentaron durante el torneo".

-¿Pensaste que se podía llegar a escapar el ascenso?

-Nunca pensé que se nos podía escapar. En ningún momento nos desesperamos porque ya dimos muestras de carácter a lo largo del campeonato. Este equipo se recuperó a las adversidades que se le pusieron en el camino. Estaba convencido de que si lográbamos hacer un gol, que era lo más difícil abrir el marcador, porque ellos lógicamente hicieron su planteo con el resultado a favor, inmediatamente iba a llegar el segundo. Que fue lo que pasó. Pudimos abrirlo al final, nos costó, pero enseguida vino el segundo y creo que no nos quedó tiempo, porque sino llegaba el tercero. Pudimos ir a penales y ganarlo.

-¿En los penales sintieron presión por ser locales?

-Sentimos el apoyo de la gente, de nuestra familia que estaba ahí. Sentíamos que era nuestro momento, que no se nos iba a escapar. Más que nada también por cómo fue el tránsito del partido, que logramos ponernos en ventaja y empatar la serie. Estaba convencido de que lo íbamos a ganar por penales.

No fue la primera vez que habían estado cerca del ascenso. La temporada pasada estuvieron también entre los mejores equipos de la Primera C, aunque no se pudo dar. Por si fuera poco, la campaña pasada tuvo un condimento extra, que se desarrolló durante la pandemia. Es decir, que no pudo contar con el apoyo de su gente, aunque para esta temporada sí, y el resultado fue lo que tanto esperaban los jugadores como los hinchas de Ituzaingó. "El torneo pasado nos tocó llegar a semifinales y no se nos pudo dar. Fue sin gente y muy raro todo por cómo se jugó ese campeonato. Ahora fue un plus que hayan vuelto a las canchas y me alegro mucho por haberles podido dar esta felicidad que es el ascenso", remarcó el arquero del León. .

-A la hora de los penales, el arquero siempre tiene un as bajo la manga. Con el pasar de los años, fueron perfeccionando esta técnica que es fundamental en los mano a mano. ¿Cómo fue el momento de los penales? ¿Los habías estudiado?

-La realidad es que con el entrenador de arqueros y todo el grupo de arqueros los estudiamos, pero a su vez habían jugado una definición por penales y algunos muchachos habían errado. Entonces hubo un poco de intuición también. Porque ellos al errar sabíamos que podía existir la posibilidad de que cambiaran el lugar del que iban a patear para no errar dos veces tirando al mismo lado. Y tuve la suerte de poder adivinar todas las puntas y de atajar un penal, el otro lo desviaron y pudimos ascender. Antes de iniciar la ronda de penales, les dije a algunos compañeros que estaba con fe para atajar alguno y así se dio.

-¿Es muy psicológico el tema de rematar y atajar penales?

-Juega mucho la cabeza en ese momento. Creo que la gente en ese momento fue fundamental y también busqué hablarles un poco para tratar de desconcertarlos un poco y por suerte salió bien.

Comentarios