Aún ganando la Suruga Bank, el año futbolístico de Independiente arrojó un saldo negativo por donde se lo mire. El equipo perdió esa mística que había recuperado en 2017 llenando de orgullo a su gente. No se codeó más con la gloria, algo que nació desde el momento en que no supo reemplazar a un jugador clave como Ezequiel Barco incorporando mucho y de baja calidad. Ya no vale la pena rememorar resultados. Lo que resignó el Rojo y, salvo en dos o tres partidos jamás mostró, fue ese juego vertical que llevó al país futbolero a considerarlo una de las mejores expresiones futbolísticas. Ni la rebeldía le quedó. Encima perdió al recuperador de las pelotas como Torito Rodríguez y en las últimas horas acaba de quedarse sin Maximiliano Meza en una cifra inferior a la que esperaba recaudar.

¿Puede recibir algún golpe más el hincha del Rey de Copas? Siempre pueden ocurrir cosas peores. Por ejemplo, que el club se desprenda de los jugadores rendidores, esos que no se reemplazan así nomás. Emmanuel Gigliotti es el caso más evidente. Querido por el hincha del Rojo, es uno de los futbolistas por los que al cuerpo técnico no se le moverá un dedo si aparece una oferta. 

Y después de realizar un resumen de lo entregado por el 9 en un 2018 para el olvido, usted se dará cuenta que sería una locura dejarlo ir. En el año, contando todas las competencias de las que participó, Independiente disputó 45 partidos. En total, 4050 minutos (que fueron 4038 si contamos que el encuentro con Santos por Libertadores se terminó antes por incidentes).

De ese tiempo, Gigliotti estuvo en cancha en 3187 minutos. Convirtió 19 goles, es decir uno cada 167 minutos y pico. Todas sus conquistas fueron en jugadas ya que malogró los dos penales que ejecutó. Y ojo que en 10 compromisos arrancó desde el banco además de perderse la revancha de la Recopa por su expulsión en la ida, vía VAR. Metió cuatro dobletes y fue el máximo anotador del equipo. Y se dio el lujo de no convertir en las máximas goleadas del año (4-0 a San Martín de San Juan y 8-0 a Central Ballester).

Otro detalle a tener en cuenta. No anotó en los últimos cuatro juegos del año, lo que impidió que sea mejor su eficacia. La pena es que el equipo no haya rendido a la par suya. Si esto hubiera sido así, hoy estaríamos hablando de un Puma más implacable. Pero así, con un conjunto que fue casi un barco a la deriva, toma mayor relevancia lo hecho por éste punta inoxidable. ¿Seguro que se lo quieren sacar de encima?

Comentarios

Ver más productos

Mock up libros para nota

Mamás únicas, regalos únicos

Colección Agatha Christie de Planeta de libros

Agatha Christie, la autora más leída después de la Biblia y Shakespeare

Cómo hacer ayuno intermitente de manera saludable

Cómo hacer ayuno intermitente de manera saludable

Cómo ser padres en el Siglo XXI

Cómo ser padres en el Siglo XXI

Historias de mujeres que cambiaron el mundo contadas para niñas rebeldes

Historias de mujeres que cambiaron el mundo contadas para niñas rebeldes

Ver más productos