A fines del año pasado, unos días después de perder la final de la Libertadores ante el rival de toda la vida, en el Mundo Boca se instaló una pregunta: ¿Carlos Tevez todavía está para jugar por la gloria o debe empezar a organizar el partido despedida? El interrogante era chocante pero tenía algunos sustentos. El 2018 no fue el ideal para Apache, que en más de una oportunidad se encargó de remarcar que colgaría los botines a temprana edad o cuando consiguiera la séptima Libertadores. En medio de la desolación por no haber logrado el anhelo de conquistar América (paradójicamente en Madrid) empezó una renovación en la que cedió el puesto Guillermo Barros Schelotto y algunos jugadores quedaron en la mira, por lo que el destino del hombre nacido en Fuerte Apache era una incógnita. Pero en esa depuración apareció Gustavo Alfaro para renovar las expectativas de Tevez, a quien elogió públicamente apenas arribó y con quien mantuvo algunos encuentros para comunicarle la trascendencia que tendrá a partir de ahora. Y para que todo el ambiente futbolero conozca la teoría de Lechuga, el propio DT -en la primera conferencia brindada en Cardales- repartió elogios para todos los gustos: "Lo veo feliz a Tevez. Lo veo comprometido, trabajando con intensidad, transmitiéndole cosas al grupo. Tevez es un jugador que triunfó en todos lados. Triunfó en Brasil, ¿cuántos jugadores triunfaron en Brasil? También lo hizo en Inglaterra, en Italia. Si algunos piensan que está terminado es porque no lo vieron entrenarse".

A continuación, enfrente de decenas de micrófonos y una lluvia de flashes, el flamante entrenador contó cuáles fueron las sensaciones que le generó Carlitos en los primeros entrenamientos: "Tevez es el jugador en el que me tengo que apoyar. Él tiene que ser el abanderado en esta situación. Tiene que estar al frente. Si yo le exijo es porque sé que le sobra. Así que le dije: 'te voy a apretar, te voy a pedir todo'. Si lo vez a Carlitos tirándose a los pies, qué le queda a los demás. Después, el que lleve el brazalete, me da lo mismo, no es importante".

Lo quiere de capitán

Varios referentes tienen chances de emigrar, y en esta nueva etapa en el Xeneize, Alfaro cree que Tevez debe ser el líder. Además de su aporte en el campo de juego, entiende que sería muy positiva su influencia dentro del vestuario. Por eso entiende que debería llevar la cinta, aunque esa elección no pasará por él sino por el resto del grupo, que en los próximos días encarará una "votación" para elegir al capitán. A priori, se estima que los jugadores piensan igual que el DT y se inclinarían por Apache.

Comentarios