Un día Carlos Tevez, volvió a La Paternal y, como era de esperarse, no fue bien recibido por los hinchas de Argentinos, que lo esperaban con el cuchillo entre los dientes para descargar la bronca y la impotencia por aquella violenta y aún inolvidable lesión del Apache a Ezequiel Ham.

Dicen que las heridas tardan en curarse, y ayer los hinchas del Bicho dejaron en evidencia que la doble fractura de tibia y peroné que Carlitos le ocasionó a Ham hace casi tres años, aún no cicatrizó. Y tal vez la necesidad de apuntar y descargar contra Tevez se potenció porque el delantero se ausentó (padecía un fuerte golpe en el hombro) en el Diego Armando Maradona cuando Boca visitó a Argentinos en marzo de este año.

Sin embargo este sábado, el Apache no sólo volvió a pisar La Paternal, sino que fue titular. Y ya de entrada comenzó a sentir el desahogo de los hinchas locales, quienes además de dedicarle algún que otro cartel, lo insultaron de principio a fin.

"Tevez cagón, quebrador de un sueño", se leyó en una bandera exhibida en una de las tribunas. Además, Carlitos recibió una silbatina generalizada cuando fue anunciado en la previa por la voz del estadio, y también le dedicaron un cantito al compás de "Carlos Tevez botón, Carlos Tevez botón, sos un hijo de p..." cuando salió al campo de juego.

A la hora del partido, el jugador xeneize fue silbado e insultado constantemente cada vez que la pelota pasó por sus pies, mismo clima que lo rodeó cuando fue reemplazado a los 35 minutos del segundo tiempo, por Mauro Zárate.

Así concluyó el trato de los hinchas en La Paternal, donde aún persiste el recuerdo de la grave lesión del Turco Ham, quien tras superar varias operaciones y una larga rehabilitación logró volver al fútbol y hoy, con 24 años, se encuentra en Gifu, club de la segunda categoría de Japón.