A lo largo de su carrera como entrenador, Jorge Almirón buscó que sus equipos encuentren la fórmula para ser protagonistas. Cuando dispone del balón pretende que su formación sea aguerrida y cuando no cuenta con la posesión trata que la presión para recuperarla sea lo más cerca posible del área de enfrente.

Esa metodología la inculcó en los diferentes clubes de Argentina así como también en México y Colombia, por lo que el Ciclón no será la excepción. Lógicamente que esta ideología lleva mucho tiempo de trabajo, algo que justamente no dispone: el lunes se calzó el buzo de director técnico y en un puñado de prácticas ya buscó la manera de inculcar sus ideas.

El primer escollo será ante Vélez, un oponente con el que creció la rivalidad en el último tiempo, por lo que no sólo es importante sumar de a tres para el plantel sino también para su gente. En ese contexto, en el entrenamiento de este jueves ordenó tareas tácticas y -sobre el final- paró un once inicial pensando en el Fortín.

Lógicamente que esa alineación no está confirmada por dos motivos: Nicolás Blandi volvió a ensayar diferenciado por un esguince en la rodilla derecha y Pablo Mouche se ausentó -con autorización- por el nacimiento de su hijo. ¿Cómo es la situación de estos dos jugadores? Posiblemente el capitán descanse contra el conjunto de Liniers con la intención de recuperarse plenamente para el siguiente fin de semana, en el que recibirá a Huracán en el clásico de la fecha; Mouche, en tanto, peleará un lugar con Bautista Merlini, quien no mostró una buena performance en el último compromiso ante Talleres.

Con estos imponderables sobre la mesa, el flamante entrenador del conjunto de Boedo alistó a Nicolás Navarro; Víctor Salazar, Fabricio Coloccini, Marcos Senesi y Gabriel Rojas; Merlini o Mouche, Fernando Belluschi, Gerónimo Poblete, Ariel Rojas y Rubén Botta; Nicolás Reniero