En las últimas semanas, Independiente se debilitó futbolísticamente y le costó conseguir resultados. La problemática se agiganta contemplando que Julio César Falcioni no sólo debe volver a potenciar la parte deportiva sino que tiene que convivir con los problemas que genera la pandemia. Justo en el momento que se recuperaron de COVID-19 Silvio Romero y Braian Martínez, aparecieron nuevos positivos: se confirmó a Sebastián Sosa, con el agregado que Patricio Ostachuk, Juan Ignacio Pacchini y Thomas Ortega presentaron síntomas.

Esta situación parecía normal (Gimnasia, Sarmiento y Banfield también sufren brote de covonavirus) pero se distorsionó con una desafortunada declaración del arquero uruguayo, quien confesó que el sábado saltó a la cancha en Córdoba con síntomas compatibles. ¿Fue una irresponsabilidad del Charrúa o hubo negligencia médica?

"Me desperté con algunos dolores antes del partido del sábado con Talleres. Hoy me hicieron el testeo rápido y dio positivo. Tenía asumido que me podía volver a pasar y por eso me cuidaba mucho. Por desgracia me volvió a tocar", inició su relato en diálogo con Sport 890.

Y agregó: "En su momento me anoté para darme la vacuna en Uruguay y ya había pedido permiso en Independiente. Lamentablemente no me tocó y ahora deberé esperar unos meses antes de poder hacerlo".

Por último expresó: "Me sentía en un muy buen nivel. Una vez más me tengo que sobreponer a un golpe en mi carrera pero estoy fuerte para hacerlo. Lamentablemente me pierdo el partido con Racing y la verdad que tengo una amargura tremenda. Ahora lo que queda es poder recuperarme de la mejor manera, porque lo más importante es la salud".

Comentarios