Rodrigo Mora volvió a convertir y a festejar por dos con la camiseta de River. El uruguayo tuvo la chance de poder marcar el tercero y llevarse la pelota, pero un compañero no lo dejó. A pesar de que en declaraciones a la prensa el delantero se lo tomó a la ligera, no obvió referirse al tema. "Le pedí el penal al Pity Martínez (autor del cuarto gol del equipo para sentenciar el marcador). Quería hacer el tercer gol para llevarme la pelota y regalársela a mi hijo, algo que hubiese sido importante para él, pero no me dejaron...". Y continuó: "Pero esto es un equipo y si a él le hace bien convertir y suma para su confianza, bienvenido sea porque también sirve".

Sin demasiado tiempo para el festejo y ya con la mente puesta en el juego de ida por la Libertadores ante Independiente, Mora expresó: "Nos faltaba hacer goles y aparecieron. Ahora viene lo más importante que son los tres partidos contra Independiente (ida y vuelta) y Boca, por la Superliga. Van a ser clave y nos van a marcar mucho para las aspiraciones que tenemos. El miércoles no podemos tener margen de error. Queremos ganar la Libertadores, pero también sabemos que el superclásico es el más importante del fútbol argentino. El hincha lo vive con mucha intensidad y quiere ganarlo, así que también sabemos que ese no será un partido más para ninguno de nosotros y que naturalmente al igual que los hinchas, queremos ganarlo", señaló.

Por último, el delantero aseguró: "Siempre es bueno marcar para mí, me sirve para meterle un poco de presión al técnico, sabiendo que todos los delanteros estamos a disposición y que estamos atravesando un buen momento. El equipo tiene que seguir por este camino, sabiendo que los partidos que vienen hay que tomarlos con suma seriedad y responsabilidad, más allá de quién le toque estar en cada uno de los encuentros", cerró.