Por segundo partido consecutivo fuera de casa (tras el anterior encuentro ante Colón), y en medio de la polémica de si habrá público de las dos parcialidades en la final superclásica, el hincha de River tenía la posibilidad de ver al equipo de Marcelo Gallardo frente a Estudiantes, en cancha de Quilmes. Pero, no todo fue color rosas: hubo incidentes con la policía en el ingreso de la hinchada millonaria.

La dirigencia pincharrata le habían entregado 6.000 entradas a sus pares del club de Núñez. Sin embargo, varios intentaron entrar con tickets falsos. Por eso, el ingreso se tornó de manera caótica, empezaron las corridas y la policía decidió reprimir con balas de goma para dispersar la entrada de los simpatizantes visitantes.

"Había entradas de la despedida de Cavenaghi, del partido de River-Central Norte de Salta, una de un recital del Indio Solari, fotocopias, cualquier cosa", contó Juan Manuel Lugones, titular de Aprevide, en diálogo con La Red. "Algunos los detenidos dicen que se las dieron del sector de Hurlingham de la barra", sentenció. 

Comentarios