El calendario genera cierta incomodidad. El viernes Huracán jugará la revancha en la Copa de la Superliga ante San Lorenzo, el rival de toda la vida; cuatro días después, tendrá un partido trascendental por Libertadores (marcha último en su grupo), al enfrentar a Emelec. Los dos cotejos son trascendentales para el balance final del semestre, a tal punto que podrían ser los que determinen el futuro de Antonio Mohamed al mando del equipo.

¿Serán sus últimos partidos al frente del Globo? Foto: Nahuel Ventura

En ese contexto cargado de exigencias, el Turco conserva el misterio y no brinda demasiados indicios en relación a los once que saltarán a la cancha para chocar frente al Ciclón. A priori, Israel Damonte e Iván Rossi purgaron sanciones y estarán a disposición, mientras que Federico Mancinelli ya luce recuperado pero el cuerpo médico ya le comunicó al DT que lo ideal sería preservarlo para el desafío ante los ecuatorianos.

A partir de esa sugerencia nace una problemática, considerando que el técnico tampoco podrá contar con Lucas Merolla (expulsado), por lo que Saúl Salcedo y Omar Alderete son los únicos dos defensores centrales que tiene a disposición para afrontar un encuentro con tanta relevancia. A partir de la cercanía al juego ante el clásico rival, es casi un hecho que en la práctica de hoy empezará a destruirse el hermetismo que existe en Parque Patricios.

Comentarios