La falta de acuerdos en el propio oficialismo y en bloques opositores, derivó en la postergación del tratamiento de la llamada Ley Antibarrabravas hasta el martes 18 de diciembre, tres días antes de la finalización de las sesiones extraordinarias convocadas por el Poder Ejecutivo.

La iniciativa, que el gobierno volvió a colocar en la agenda legislativa a partir de los episodios de violencia en la frustrada final de la Copa Libertadores entre River y Boca en el estadio Monumental, podría quedar sin sanción definitiva este año, ya que el Senado no tendrá tiempo de tratamiento en comisiones y en el recinto de sesiones.

Pese a que en la mañana de este jueves las comisiones de Legislación Penal y de Deportes emitieron dictamen, se mantenían diferencias y observaciones sobre la normativa que apunta a combatir la violencia en el fútbol.

El presidente de la Cámara de Diputados, Emilio Monzó, hizo el anuncio de la postergación, señalando sin embargo que "hay predisposición" en el cuerpo para avanzar con la media sanción.

En el texto acordado se bajaron las penas por distintos delitos en espectáculos deportivos, con lo cual muchos se volverían excarcelables, según admitió la presidenta de la comisión de Legislación Penal, la radical Gabriela Burgos.

El dictamen de mayoría fue avalado con las firmas de diputados de Cambiemos y el acompañamiento, con disidencias parciales, de legisladores del interbloque Argentina Federal y también de los oficialistas Ezequiel Fernández Langan, Luis Petri y Paula Oliveto, entre otros.

Desde el Frente para la Victoria-PJ se plantearon objeciones y en ese sentido el diputado Carlos Castagneto pidió más tiempo para terminar de debatir una norma "de semejante envergadura", propuesta que fue receptada cuando promediaba la sesión.