Qué se puede relatar de Diego que no se haya dicho. Que fue el personaje más conocido del planeta y el mejor jugador del mundo en el siglo XX, ya son leyendas. Estaba jugando en el Sevilla de España y con ganas de volver.

El “Indio “Jorge Solari era el técnico de Newell’s Old Boys, el equipo rosarino no pasaba por un buen momento futbolístico y se encontraba cerca del descenso. Motivo por el cual, Ricardo Giusti, ex jugador y representante de varios jugadores en ese entonces, anunció que al equipo rojinegro necesitaba un golpe anímico importante.

Su amistad con Maradona permitió que se comunicara y realizara el planteamiento de convocarlo. Ya había intentado otra negociación Argentinos, donde debutó futbolísticamente pero no prosperó.

Existía una supuesta amenaza de la barra brava de la institución hacia Diego, y provocó que aterrizara al club rosarino. Su primera presentación fue el 7 de octubre de 1993 en un partido amistoso frente al equipo ecuatoriano Emelec.

Como pueden imaginarse se convulsionó gratamente la provincia y más de treinta mil personas coparon el estadio “Parque Independencia de Rosario”, todavía no se denominaba Marcelo Bielsa. Todos los hinchas se mostraban expectantes por presenciar el retorno al fútbol argentino del más grande y no defraudó porque marcaría un gol y con la pierna derecha, que significaría el triunfo local.

Se disputaba la quinta fecha del Torneo Apertura y Newell’s enfrentaría a Independiente en Avellaneda, en la cancha no entraba un alfiler. Los Rojos fueron dominadores durante todo el encuentro y aprovechó el bajo rendimiento que sufría su rival.

Que a pesar de integrar el equipo de “La Lepra” Maradona no pudo él solo sortear tan difícil escollo. Se lo notó atento, muy motivado, y demostró su enorme categoría cuando faltando 10’ para el final improvisó una rabona impresionante que con gran esfuerzo fue controlada por Luis Islas.

Finalmente con tres goles de Alfaro Moreno y el descuento de Morales Santos, pusieron cifras definitivas al partido por 3 a 1 para el local.

Diego vestido con la camiseta rojo y negro disputó cinco encuentros oficiales sin lograr convertir. Culminó su etapa en Newell’s durante 1994 y, posteriormente, después del Mundial de Estados Unidos, la FIFA lo suspendió quince meses a raíz del doping positivo encontrado durante esa Copa del Mundo, pese a esa ventaja deportiva resultó ser el mejor. Despidió su carrera futbolística en su querido Boca en 1997.

Comentarios

Ver más productos

La otra historia del peronismo

La otra historia del peronismo

Cómo hacer guita

Cómo hacer guita

Lo que todo el mundo busca

Lo que todo el mundo busca

¿Qué es sexteame?

¿Qué es sexteame?

Para fanáticos del Fútbol

Para fanáticos del Fútbol

La historia detrás del robo del siglo

La historia detrás del robo del siglo

Eva Duarte: toda la verdad

Eva Duarte: toda la verdad

Aprendé a usar tu inteligencia

Aprendé a usar tu inteligencia

La otra cara del peronismo: una historia apasionante

La otra cara del peronismo: una historia apasionante

Historia para Chicos

Historia para Chicos

Ver más productos