La ausencia de Edwin Cardona en los últimos encuentros, y hasta sin ingresar en los segundos tiempos, van marcando al parecer, el destino final del jugador colombiano. Es que el volante debe ser adquirido por Boca a fin de año, y para quedárselo tendrá que pagar algo más de 7 millones de dólares (si lo hubiera hecho en junio, costaba un palo verde menos).

Pero los clubes, como Boca, acosados por el aumento del dólar, ya anunciaron una reducción de contratos para el año que viene y en esa volteada caería Cardona, jugador que demostró una gran calidad futbolística, algo ciclotímico, pero sin dudas el de mejor técnica del plantel. Guillermo primero se enamoró de él y luego casi que le está dando la espalda. ¿Serán los últimos días del colombiano?