La Copa Argentina, en todas sus ediciones, se caracterizó por brindar batacazos con suma frecuencia. A lo largo de la competencia se percibe la dificultad que tienen los más poderosos para doblegar a rivales que en la previa son más vulnerables. Sin ir más lejos, Sarmiento de Resistencia, que ya había dejado en el camino a Racing, volvió a pisar el Florencio Sola con la ilusión de pegar un nuevo mazazo. Y lo consiguió: venció 2-1 a Unión, resultado que le permitió instalarse en los octavos de final, instancia en la que enfrentará a Rafaela.

El Tatengue, a la hora de estudiar al oponente, recordó que los chaqueños hicieron historia contra la Academia. Por eso trató de no darle demasiado espacio a la especulación y a los 4 minutos de juego se puso en ventaja a través de Fragapane, que tuvo que definir en dos oportunidades para quebrar la resistencia del arquero Carrera.

Si bien los encuentros entre equipos de diferentes categorías suelen definirse en el momento que el más poderoso se pone en ventaja, anoche fue la excepción. Es que la entidad de Resistencia no bajó los brazos y ya dio el primer aviso en la etapa inicial, aunque la terna arbitral le anuló un gol a Alexis Bulgarelli por una posición adelantada que no existió.

En el complemento, el conjunto que milita en el Federal A cerró una de las jornadas más gloriosas de su vida en apenas 120 segundos. Los dos estaban con diez hombres por las expulsiones de Piz y Acevedo, y con espacios fue Sarmiento el que tuvo un mejor desarrollo e inclinó la balanza a su favor: a los 37 minutos igualó Berlo de cabeza y, a los 39m Silba puso el 2-1 que le permitió quedarse con el cheque y con el pasaje a la siguiente ronda de la Copa Argentina, el campeonato de las sorpresas.

 
Fragapane celebra con sus compañero el primer gol del partido. (Foto: Fotobaires)
Sarmiento, en dos minutos, pasó de la desazón a la máxima felicidad. (Foto: Fotobaires)
El equipo chaqueño celebra el triunfo con el cheque gigante. (Foto: Fotobaires)