San Lorenzo cortó una racha de 15 partidos sin sonrisas en la Superliga, al superar agónicamente a Central, por 1-0, en un discreto encuentro válido por la fecha 23 del torneo. 

En el Gigante de Arroyito, cuando el público local ya exhibía disconformidad hacia sus jugadores por otra mediocre producción futbolística, el mediocampista ofensivo Nicolás Reniero estableció la diferencia en favor de los dirigidos por Jorge Almirón a los 47 minutos del complemento. 

Pese al triunfo, el equipo de Boedo continúa en la última posición de la tabla con 20 puntos, precedido de Colón de Santa Fe (21), rival al que enfrentará la semana próxima en el estadio Brigadier Estanislao López, en un encuentro pendiente de la fecha 18. 

San Lorenzo sumó, además, su segundo éxito en hilera, luego de haberse impuesto a Junior de Barranquilla (1-0), a mitad de semana, en partido válido por el grupo F de la Copa Libertadores. 

Con mayoría de suplentes y juveniles, el equipo dirigido por Almirón planteó una lucha en el medio para desarticular los embates de un elenco Canalla, que sigue sin levantar cabeza y acumuló hoy su décimo encuentro sin triunfos (siete sin marcar goles). 

Pese a lo apuntado, el equipo conducido por Paulo Ferrari manejó el balón con mayor criterio, aunque apenas generó unas pocas chances. 

El equipo auriazul buscó por afuera, con la proyección de los laterales inclusive, pero las llegadas en el primer tiempo fueron escasas: un tiro libre de Leonardo Gil que el arquero Torrico mandó al córner y tres remates del colombiano Duvan Vergara, uno de ellos salvado sobre la raya por el juvenil Gianluca Ferrari, cuando el guardavallas asomaba vencido. 

Central salió a jugar con presión que se trasladó desde las tribunas al campo de juego pero San Lorenzo tampoco supo aprovechar esa circunstancia. El equipo visitante apenas tuvo una situación clara para concretar, a los 44 minutos, cuando el colombiano Raúl Loaiza la tiró por arriba del travesaño. 

El complemento repitió en gran parte el desarrollo del primer tiempo porque San Lorenzo jugó mejor en los primeros minutos, pero no llegó con peligro. 

Central se paró mejor en la primera mitad, cuando controló la pelota y llegó con un par de cabezazos altos de Camacho y Zampedri.

Central generó su llegada más clara a los 14 minutos, cuando Molina enganchó por la derecha y habilitó a Zampedri, cuyo derechazo cruzado fue salvado por Torrico, que mandó la pelota al córner

Con el ingreso del mediocampista Néstor Ortigoza, en una posición de enganche, el equipo local mejoró, aunque sus precisas habilitaciones fueron desperdiciadas por Vergara y Parot, primero, y luego por los ingresados Pablo Bekcer y Maximiliano Lovera. 

Hasta que a los 47 minutos, cuando la pizarra parecía sellada, San Lorenzo aprovechó una contra y se quedó con el premio mayor. El ingresado Román Martínez cedió a Juan Salazar por derecha; el colombiano habilitó al solitario Reniero, quien no tuvo dudas y definió con un derechazo para hacer gritar al Ciclón, que volvió a ganar de visitante, casi después de una temporada (su anterior éxito databa de un 1-0 a Independiente, en Avellaneda, en abril de 2018).  

En la última jugada del partido, Reniero le dio la victoria a San Lorenzo. (Télam)

 

Comentarios