Si hay que hablar de una carrera profesional que fue de abajo para arriba, la de Román Martínez es el ejemplo perfecto. Porque el mediocampista surgió de Morón, encontró su mejor rendimiento (y su gran amor) en Tigre, jugó en el fútbol español, salió campeón de Primera y fue subcampeón de la Copa Libertadores con Lanús y también vistió la camiseta de San Lorenzo.

Pero Román tiene cuerda para rato y, a sus 38 años, firmó con Cañuelas para reforzar al equipo en su segundo semestre en la B. Y en charla con Crónica del Ascenso, el volante sostuvo que quieren pelear bien arriba con el Tambero, sacó pecho por su carrera profesional, habló de lo que fue jugar una final de Libertadores con el Granate y admitió que le hubiera gustado tener una oportunidad con la camiseta de la Selección argentina.

-Nos sorprendiste a todos con tu llegada a Cañuelas, ¿qué te motivó a ponerte la camiseta del Tambero?

-Me encontré con un club ordenado, que tiene un proyecto y que está creciendo pasito a pasito. Eso es lo que encontré. Había venido a entrenar acá antes de ser jugador del club y me había encontrado con un plantel rico, con jóvenes que juegan bien. Lamentablemente eso no se veía en la tabla de posiciones. Sé que se armó mucho revuelo por ser un jugador que viene de jugar en clubes de Primera, pero yo vine a aportar como uno más.

-¿Están para pelear arriba? ¿O cuál es el objetivo que se plantearon para este semestre?

-El primer semestre no fue bueno, no es nada nuevo lo que digo. Nosotros estamos para pelear. Pero primero tenemos que sumar con otra cabeza, con otros objetivos. Después vamos a tratar de ir subiendo. No sé si vamos a pelear arriba, si queremos estar en los lotes de arriba, es el objetivo que nos propusimos como equipo. Pero si las cosas siguen saliendo como hasta ahora, el hincha se tiene que quedar tranquilo porque vamos a dejar todo para que Cañuelas esté lo más arriba posible.

-Dijiste que "venís a aportar como uno más", ¿sentís que hay más exigencia por ser 'Román Martínez'?

-No sé si exigencia. La exigencia, la obligación me la pongo yo mismo. Es el mismo compromiso que tuve y que tengo en cualquier club que me tocó jugar. Yo me comprometo con la obligación de hacerlo lo mejor posible donde lo intenté siempre, que es en el fútbol. A mí me gusta jugar, está claro. Pero si tengo que estar sentado en la tribuna tratando de ayudar a los chicos más jóvenes también lo voy a hacer. Lo importante es tener siempre la misma actitud que tuve en la cancha desde que debuté en Morón.

-Me imaginó que a tus 38 años es imposible no mirar para atrás y más con la carrera que tuviste, ¿estás contento?

-Muy. Por ahí no me pongo a mirar el atrás. Pero me pasa mucho que cuando me pongo a hablar con algún chico de fútbol, me pongo a recorrer mi carrera y se me pianta un lagrimón. Creo que cumplí la mayoría de los objetivos o sueños que me propuse. Hasta yo mismo me sorprendo de como fueron las cosas. Así que la verdad que estoy muy feliz con todo lo que hice en mi carrera.

-¿Te quedas con algún momento?

-No sé si puedo darte uno solo, ja. Tuve grandes momentos en todos los clubes que jugué, me parece. Todos me conocen seguramente por mi paso en Tigre, pero también por ahí uno se queda con el de Lanús porque uno logró títulos. Le ganamos una final a San Lorenzo, una Supercopa a River, lo eliminamos de la Libertadores y jugamos la final contra Gremio. Estuvimos ahí de ganarla, pero me quedó con que no cualquier jugador puede jugar una final de Copa. Pero también en Estudiantes y en San Lorenzo también tuve pasos donde aprendí mucho.

-¿Y hay algún club donde sentís que pudiste haber hecho más?

-Sí, obvio. Como todo en la vida. Quizás el único momento no tan bueno, o algo triste si queres, fue en Aldosivi. Creo que no pude jugar lo suficiente. Me tocó lesionarme, y no una sola vez sino dos veces. Encima de esas lesiones que te dejan afuera un largo rato. Creo que no le brindé dentro de la cancha todo lo que podía brindar.

-Mirando en retrospectiva, ¿hay algún sueño que le quede por cumplir a Román Martínez?

-Como dije antes, desde que soy chiquito, fui cumpliendo varios sueños. Si me pongo a mirar para atrás, cumplí todos. Quizás el sueño que me quedo pendiente es no haber vestido la camiseta de la Selección, pero es muy difícil. Admito que más de una vez, me ilusioné. Pero creo que hice todo lo que me propuse hacer desde el día que debuté y estoy muy orgulloso de eso.

-Por último, ¿algún mensaje que le quieras dejar al hincha de Cañuelas?

-A la gente de Cañuelas les quiero agradecer el cariño y el respeto que me mostraron desde que llegué. Y me gustaría decirles que sepan que yo vengo y estoy comprometido con esta causa. Por más de que no me quede mucho, quiero seguir logrando cosas. No vine a pasar el tiempo nada más, vine a ser uno más y a pelear todo lo que nos propongamos. Quiero dejar a Cañuelas lo más alto posible.

Comentarios

Ver más productos

Mock up libros para nota

Mamás únicas, regalos únicos

Colección Agatha Christie de Planeta de libros

Agatha Christie, la autora más leída después de la Biblia y Shakespeare

Cómo hacer ayuno intermitente de manera saludable

Cómo hacer ayuno intermitente de manera saludable

Cómo ser padres en el Siglo XXI

Cómo ser padres en el Siglo XXI

Historias de mujeres que cambiaron el mundo contadas para niñas rebeldes

Historias de mujeres que cambiaron el mundo contadas para niñas rebeldes

Ver más productos