Volvió. Aún con la felicidad a cuestas por la consagración en Madrid frente a Boca, River retomó los entrenamientos y ya se encuentra en Punta del Este, donde no sólo intensificará los trabajos de pretemporada, sino que también oficiará como invitado en el amistoso ante Nacional, que lo agasajará por la obtención de la Copa Libertadores.

Tras poco menos de dos semanas de descanso, el plantel Millonario se reencontró en Núñez para dar inicio a una nueva temporada que tendrá al equipo peleando la Superliga, la Copa Argentina y la Libertadores, además del duelo mano a mano con Atlético Paranaense (ganador de la Sudamericana) por la Recopa.

Con la presencia de 28 futbolistas, el grupo, que ya no cuenta con Gonzalo Martínez ni con Rodrigo Mora (se retiró del fútbol), realizó los primeros movimientos del año en el Monumental (hubo trabajos de fuerza, capacidad aeróbica y ejercicios físico-técnicos), y a las 20 la delegación, que incluye a los juveniles Centurión, Héctor Martínez, Beltrán y Girotti partió rumbo a Uruguay.

Pero la estadía en Punta del Este no será exclusiva de exigencias físicas, sino que River también seguirá de festejo. Porque en el amistoso del martes 15 de enero frente a Nacional, en el estadio Campus de Maldonado, el Millonario continuará celebrando la Libertadores conseguida en el Bernabéu ante Boca.

En un evento que contará con shows de luces y fuegos artificiales, cerca de 15.000 hinchas de River participarán de la fiesta en Punta del Este, donde el club anfitrión reconocerá también a Marcelo Gallardo, quien supo consagrarse en el Bolso tanto de jugador como de entrenador. Así, River comienza el año de la mejor manera, y apuesta a prolongar los festejos a lo largo de 2019.

El primer entrenamiento

Una vez alojados en la ciudad uruguaya, el plantel de River salió a andar en bicicleta por las cercanías al hotel y esta tarde, desde las 17, darán comienzo a los entrenamientos de pretemporada.

Comentarios