River con R de recontra épico. A pesar de haber quedado con diez hombres desde los 8 minutos del primer tiempo, el equipo de Gallardo venció a Talleres por 2 a 0 en Córdoba en una verdadera final y estiró su ventaja en la punta del campeonato. Los goles de Robert Rojas y Braian Romero le permitieron al Millonario sacar siete puntos de ventaja en lo más alto del campeonato cuando aún restan 24 puntos por jugar.

El primer tiempo en la noche de Córdoba tuvo de todo. Ya a los dos minutos de juego Julián Álvarez estuvo cerca de abrir el marcador con un corner olímpico, pero Guido Herrera tapó bien el primer palo y salvó su valla. Sin embargo, el partido se rompió a los 8 cuando Darío Herrera expulsó a Peña Biafore. El juvenil de River fue con los dos pies hacia adelante contra Méndez y el juez le mostró la roja directa.

Con la ventaja numérica todo hacía parecer que la T lo iba a meter contra un arco en su búsqueda del gol, pero Gallardo y compañía hicieron un buen trabajo desde lo estratégico y se plantaron a jugar de igual a igual. De hecho, el arquero cordobés volvió a lucirse una vez más negándole un gol cantado a el Araña: apertura de Palavecino para que Rollheiser meta el buscapié, pero el 1 se estiró para tapar el disparo del delantero debajo del arco.

El orden y sacrificio de River tuvo su recompensa. Cuando el reloj marcaba 41 minutos Gallardo le indicó a sus dirigidos una jugada preparada. Rollheiser jugó rápido un tiro libre para Santiago Simón, que desbordó y lanzó el pase al medio del área. Allí el que apareció fue Robert Rojas, que llevándose el balón por delante la empujó para sentenciar el 1-0 y desatar la locura en el banco visitante.

El complemento se jugó también al ritmo de River. Si bien el equipo del Cacique tuvo la posesión de la pelota, en ningún momento puso en aprietos a Franco Armani más que con algún que otro centro sin destino. El Millo, en cambio, apostó por aprovechar la velocidad de sus hombres en ataque para empezar a sentenciar la historia de contra.

Justamente esto último fue lo que sucedió. Agustín Palavecino tomó la pelota en campo propio y puso a correr a Álvarez, que quedó con todo el terreno cordobés por delante. El campeón de América encaró, dejó en el camino a Mac Allister y asistió a Braian Romero cuando ingresó al área. El ex Defensa la paró, se acomodó y sacó un disparo cruzado al segundo palo para vencer a Herrera y anotar un gol que llevó alegría y felicidad a todo Núñez.

Ya en los minutos finales la Banda estuvo más cerca del tercero que la T del descuento. Los locales buscaron con más corazón que ideas, pero no supieron como entrar. Al final River esperó que transcurrieran los minutos para llevarse un triunfo épico para seguir soñando.

Comentarios