River sigue soñando de la mano de Julián Álvarez. Con un hat trick de el Araña, el Millonario se quedó con el clásico frente a San Lorenzo en el Monumental por 3 a 1 y estiró su ventaja en la punta del campeonato. Ahora los de Gallardo le sacaron cuatro puntos de ventaja a Talleres, a quien visitarán el próximo jueves en una verdadera final anticipada.

Aunque el Millonario tomó las riendas del juego desde el inicio, fue el elenco de Boedo quien logró golpear primero en la noche de Núñez. Marcelo Herrera sacó un lateral al área y Uvita Fernández la punteó justo para Fernández Mercau dejando fuera de juego a los centrales. Sin pensarlo dos veces el volante sacó un remate cruzado de zurda que se clavó contra el poste izquierdo de Armani para poner en ventaja al Ciclón en el clásico a los 22.

De todos modos, la alegría en el banco azulgrana no duró demasiado. Es que a los 31 River armó una buena triangulación que finalizó en un golazo de Julián Álvarez. Enzo Fernández jugó desde el medio para Simón y éste metió una pelota entre los centrales para el Araña, que sacó un derechazo desde la puerta del área grande y la puso pegado al caño izquierdo de Torrico para el 1-1.

Las formas en el segundo tiempo fueron prácticamente las mismas. La Banda se hizo dueña del control de la pelota aunque le costó mucho poder entrarle a un Ciclón que se replegó bien en su campo con la intención de aprovechar una contra para encontrar el arco de Armani. A pesar de ello, River tuvo sus chances para anotar: primero con un cabezazo de Robert Rojas y más tarde con un bombazo de Palavecino.

Y de tanto ir, el Millo tuvo su recompensa. El Sicario lanzó un centro desde la derecha y Torrico tapó un disparo de Palavecino, pero el Araña se encontró con el rebote en sus pies y solamente tuvo que empujarla para marcar el 2-1 y poner al frente al equipo del Muñeco.

Sabiendo que necesitaba liquidar la historia el dueño de casa se animó a ir por más aprovechando una gran noche de Álvarez, que todavía tenía un as bajo la manga. Es que a los 38 Rojas metió un pase en profundidad para el joven delantero, y ante el achique de Torrico definió por entre las piernas del arquero para liquidar el clásico y llevarse la pelota a su casa.

Comentarios