El objetivo de River sigue estando puesto en la competencia oficial, el domingo 22 de julio, por Copa Argentina ante Central Norte, y por eso el pasado viernes Marcelo Gallardo volvió a darle rodaje nuevamente al equipo que utilizaría en aquel encuentro, a pesar de presentar algunas variantes.

En el segundo encuentro preparatorio del elenco de Núñez en la pretemporada que encara en Estados Unidos, derrotó a Millonarios de Colombia 4-1. Luego de la victoria con Saprissa de Costa Rica y el juego de ayer, el Millo se despedirá de tierra norteamericana el lunes, cuando se mida ante el DIM, también de Colombia, en el tercer y último juego preparatorio ante de enfrentar a los salteños.

Sin Franco Armani bajo de los tres palos (su lugar lo ocupó esta vez Enrique Bologna), Juan Quintero y Enzo Pérez, los dirigidos por el Muñeco mostraron cosas interesantes desde el arranque, aunque también algunas desatenciones alarmantes para mejorar de cara a lo que viene.

De arranque, fue River el que tomó el papel protagónico ante los dirigidos por Miguel Ángel Russo (en Millonarios se sumó esta semana Gabriel Hauche, aunque no viajó a Estados Unidos para este encuentro), a partir del ingenio y la creatividad de Gonzalo Martínez, quien intervino en los dos tantos del equipo en el primer tiempo.

El primero llegó a los 24 minutos, tras una gran acción colectiva que inició Ignacio Fernández, que con posterior toque del Pity le dejó el 1-0 servido a Milton Casco, que venció la resistencia de Wuilker Fariñez. Una desatención, a los 33, de la dupla de centrales integrada por Lucas Martínez Quarta y Javier Pinola le dejó el tanto servido a Ayron Del Valle para el 1-1. Sobre el final de esta etapa, otra aparición de Martínez terminó en una habilitación a Lucas Pratto, quien no falló para poner el 2-1 a los 43.

En el complemento, la ecuación tuvo una variante previsible ante un rival que mostró pocas herramientas para revelarse ante la adversidad.

Así, River pudo controlar sin mayores dificultades a los colombianos, al tiempo que logró liquidar la cuestión con un golazo de tiro libre de Ignacio Scocco, a los 21, y luego Borré decoró el resultado al sacar ventaja tras un rebote del arquero. A pesar de mostrar algunas cosas por mejorar en el funcionamiento defensivo, el equipo siguió sumando minutos basándose en algo clave en este deporte: la obtención de resultados positivos.