Super entonado. River goleó 4-0 a Gimnasia y se permite llegar de la mejor manera al clásico del domingo con Boca. Si bien el Millonario no brilló, de hecho tres goles fueron de penal, sumó un triunfazo fundamental para seguir liderando la zona A, mientras que Gimnasia se llevó un duro golpe en la antesala del duelo con Estudiantes.

Fiel a su costumbre, el Millonario asumió el rol principal de entrada. Se adueñó de la pelota, la recuperó rápido cuando la perdió y exhibió el juego dinámico que lo caracteriza, pero careció de resolución en los últimos metros.

De hecho, la primera aproximación al arco visitante fue con un remate a la distancia de Barco, que el arquero Rey controló sin inconvenientes. El Lobo, por su parte, salió a jugar con la necesidad de ganar para llegar con cierta dosis de ánimo al clásico con el Pincha, y a los 4 asomó con un cabezazo alto de Tarragona.

A los 15, en una salida fallida de De la Cruz, Gimnasia movió un nuevo centro rápido para la cabeza de Tarragona, pero el delantero tampoco acertó al arco. River seguía insistiendo con su juego lírico, pero no encontraba espacios para filtrar la pelota y quedar de frente al arco rival. En efecto, Marcelo Gallardo optó por soltar más a Esequiel Barco, quien se paró como un segundo delantero, y a partir de ahí el dueño de casa comenzó a generar peligro. Porque el ex Independiente desequilibró constantemente, hizo jugar el equipo y terminó convirtiéndose en el jugador clave del Millo para hacer la diferencia en el primer tiempo.

A los 28, al intentar tirarle un sombrero al debutante Muro, que la tocó con la mano, generó el penal que Enzo Fernández cambió por gol, y a los 45 volvió a fabricar otro penal, esta vez por infracción de Rey, y le dio la oportunidad a Julián Álvarez de poner el 2-0.

Sin brillar y lejos del funcionamiento colectivo pretendido por el Muñeco, el local se fue al vestuario saboreando el triunfo parcial, que incluso pudo haber sido más abultado de no ser por las buenas intervenciones del arquero visitante, quien a los 33 evitó un gol olímpico de Álvarez y a los 47 le ahogó el grito a Rojas.

-NO LO DEJÓ REACCIONAR

De cara al segundo tiempo, el Millo salió decidido a no dejar reaccionar al Lobo. Lo presionó alto y le cortó todo tipo de circuito, al punto que Gimnasia casi que no llegó a inquietar a Armani. Para colmo, a los 18 Gallardo ordenó el ingreso del talentoso Juanfer Quintero, y a partir de ahí el Millonario comenzó a olfatear el tercero.

A los 22, de hecho, el colombiano le puso un pase magistral a Álvarez, pero el Araña desperdició una oportunidad increíble mano a mano con Rey. Y a los 24, el elenco de Núñez se benefició con un nuevo penal, tras la infracción involuntaria de Fratta al propio Álvarez, y Quintero se hizo cargo de la ejecución para el 3-0.

A los 30 minutos, Simón tuvo en sus pies la chance de aumentar el marcador, pero el arquero del elenco de Gorosito volvió a responder con acierto, al igual que a los 36, cuando privó del gol a Romero. Ya sobre el final, Romero se tomó revancha y aportó el cuarto para un triunfo clave en la previa al primer superclásico del año.

...

Comentarios