El calendario atentó contra los deseos de River, que soñaba con dejar atrás el sinsabor que provocó la rápida eliminación en el Mundial de Clubes. Debido a la agenda cargada del semestre anterior, en la Superliga le quedaron cuatro asteriscos que anoche empezó a tachar. Y de manera infortunada le tocó enfrentarse a Defensa, un conjunto que llegaba afiladísimo del 2018 y pudo extender esa tendencia en el inicio del 2019, debido a que en condición de visitante se impuso 1-0, ampliando su invicto y quedando a tres unidades del líder del campeonato doméstico.

Por la ideología de los entrenadores, los dos conjuntos saltaron al campo de juego con la intención de ser dominadores de las acciones. Pero abundaron las imprecisiones y el trámite -a lo largo del primer tiempo- se efectuó con una posesión dividida. En ese contexto salió favorecido el equipo visitante, que anotó a los 23 minutos (de tiro libre) mediante Matías Rojas, que goza de un presente inmejorable

La felicidad de los jugadores del Halcón tras la conquista (Fotobaires).

A partir del resultado parcial, los de Varela fueron más pragmáticos y se retrasaron uno metros con la intención de irse al descanso en ventaja, cometido que lograron por la firmeza en la última línea pero también por las impericias del dueño de casa para generar peligro. 

En el complemento primó la tendencia de los últimos minutos de la etapa inicial. Aunque el Halcón es un conjunto que habitualmente respeta sus convicciones, tuvo una excepción en el Monumental. No tuvo tanta efusividad para presionar cerca el área custodiada por Franco Armani y el mediocampo intentó ser más combativo que de juego. La última línea siguió con la idea de aguantar el marcador y pudo lograrlo. Para eso mucho tuvo que ver el accionar del Millo, que fue una sombra. A los dirigidos del Muñeco le dieron la pelota pero no supieron qué hacer con ella, tanto por la falta de lucidez de los protagonistas en los metros decisivos como también por el estado del campo de juego, que no estuvo acorde a las exigencias que ofrecen los clubes profesionales.

De esta manera, River inició el año con impotencia. En Núñez saben que otra vez la resaca aparece en escena y deben neutralizarla de inmediato para seguir buscando los objetivos del corriente semestre. Distinta es la realidad de Defensa, que vive en un sueño. A partir de las tres unidades obtenidas anoche, quedó a tan sólo tres puntos de Racing, quien figura en la cima de la Superliga.

En un primer momento, Sebastián Beccacece llegó con intenciones de poner a su equipo en zona de clasificación a copas internacionales, pero con el correr de los partidos fueron comprendiendo que están dispuestos a lograr metas más ambiciosas. En caso de sostener la fortaleza mental y la claridad futbolística, puede animarse a soñar con la primera vuelta olímpica de su historia.

Comentarios

Ver más productos

Harry Potter: 20 años después de su estreno vuelve a las pantallas

Harry Potter: 20 años después de su estreno vuelve a las pantallas

Colección Agatha Christie de Planeta de libros

Agatha Christie, la autora más leída después de la Biblia y Shakespeare

Ver más productos