En una nueva noche soñada de Julián Álvarez, River aplastó a Patronato en el Monumental para seguir con tranquilidad como único líder del campeonato. El Araña convirtió cuatro tantos en lo que fue goleada 5-0 frente al elenco de Paraná, lo que le permite mantener los 7 puntos de ventaja sobre Talleres. Con 15 puntos por jugar, el equipo del Muñeco Gallardo dio un paso más...

Poco había pasado en cuanto a lo futbolístico durante los primeros instantes cuando el Millonario sacó ventaja en el marcador. El trámite era parejo y ninguno mostró grandes cartas en esos instantes iniciales, pero Agustín Palavecino rompió la modorra con un golazo.

El mediocampista capturó una pelota en campo rival, encaró rumbo al área y antes de ingresar sacó un zapatazo con su botín derecho que se incrustó contra un palo para poner en ventaja al dueño de casa. 

Ya con la ventaja en el marcador el Millo manejó completamente los hilos del encuentro ante un Patronato que estaba cada vez más sobrepasado y que únicamente apostaba a lo que pudiera hacer Sebastián Sosa, que fue el único que intentó algo en la visita. Pero a pesar de sus esfuerzos, a los 28 minutos empezó el show de Julián Álvarez.

El Araña aprovechó un rebote de Matías Ibáñez tras un disparo de Enzo Fernández y empujó la pelota delante de la línea para estirar la ventaja y sentenciar el 2-0. Como si fuera poco, pasada la media hora de juego el joven delantero de la Selección aprovechó una nueva falla del arquero para facturar. El portero quiso meter un amague para despejar una pelota, pero el 9 la robó, tocó y definió con tranquilidad para el 3-0.

Por goles y actitud en el campo, River tenía el partido prácticamente resuelto. Pero para no dejar ningún tipo de dudas, Álvarez dijo presente una vez más en la red para llevarse (otra vez) la pelota a su casa. Casco habilitó a Rollheiser por izquierda, que fue hasta el fondo y lanzó el pase atrás para el disparo de Palavecino.

Ibáñez contuvo pero volvió a dejar un rebote corto que nuevamente capturó el campeón de América con la Selección: la pelota terminó adentro, el Millo sacó cuatro de diferencia y el Araña se aseguró el balón.

Los segundos 45 casi que estuvieron de más, pero igualmente el local siguió con el pie a fondo en el acelerador. Carrascal tuvo una chance clarita con un disparo de media distancia, pero la pelota pasó muy cerca del travesaño.

De todos modos el 10 no se rindió, y a los 28 dejó una buena pincelada para asistir a Julián. En una contra rápida el colombiano encaró para abrir juego hacia el ingreso del goleador, que pinchó el balón en el mano a mano para liquidar definitivamente el pleito.

 

Comentarios