Juan Román Riquelme no se caracteriza por ser muy expresivo, pero las imágenes televisivas durante la transmisión del encuentro entre Boca y Gimnasia eran elocuentes. Al vicepresidente de la institución no le gustó para nada la performance de los jugadores y tomó una drástica decisión. 

El plantel ya estaba arriba del micro y estaba a punto de salir de La Bombonera, pero Román entendió que no debía perder tiempo y puso el pie en el acelerador. Se acercó al vehículo, dialogó con el chofer e hizo bajar uno por uno a los futbolistas, quienes debieron volver hacia el vestuario.

Según pudo averiguar Depo, el cónclave duró aproximadamente 10 minutos. Ese tiempo le alcanzó para decirles que no le gustó la imagen mostrada frente al "Lobo" y que debe haber un cambio de actitud, justo días antes del desafío ante Argentinos por la semifinal de la Copa Argentina. 

El presente del "Xeneize" no es el ideal en el ámbito doméstico, por lo que apuesta a la Copa Argentina para asegurar su pasaporte a la próxima edición de la Libertadores. Si no lo logra mediante esa vía, deberá dejar todo para escalar en la "tabla anual", que por el momento lo deja afuera del torneo más importante del continente.

MIRÁ EL VIDEO

Comentarios