Ricardo Caruso Lombardi nunca se caracterizó por la diplomacia, por transitar por los grises. Siempre dijo lo que piensa, con sus formas, actúo con sus métodos. Y es por ello que a lo largo de su carrera ha cosechados bastantes enemigos. Uno de ellos, o mejor dicho, el del momento es Claudio Chiqui Tapia, el presidente de la AFA.

El ex entrenador apuntó contra el mandamás del fútbol argentino a raíz de los fallos que han favorecido a Barracas Central en la Primera Nacional. “Tapia maneja los árbitros, el Tribunal de Disciplina y goza de la complicidad de los dirigentes. Pero a Tigre no lo podrá perjudicar porque si no Massa le va a caer con la IGJ en la causa que lo investiga”, disparó.

La frase se ha transformado en tendencia en twitter y se hizo viral en todas las redes. Hasta se hicieron remeras con la leyenda "#penalparabarracas"

Los hinchas del fútbol argentino, hasta los de primera división, se han mostrado bastante molestos por todo lo que ha sucedido en torno a Barracas y su consagración en la Zona B de la Primera Nacional.

“Tapia no quería la final contra Tigre, la quería contra Almirante donde está su amigo Levy. Ahora si Massa se da cuenta que hacen algo para perjudicar a Tigre, la IGJ va a actuar en la causa contra Tapia”, disparó el ex director técnico de Tigre

En diálogo con Deportes del Sur, por Radio Urbe, Caruso Lombardi señaló que “en un partido normal, Tigre le tiene que ganar y cómodo a Barracas”. “Pero insisto, hablo de un partido normal. Antes de que se anunciara este torneo, la zona que le iba a tocar a Barracas se sabía quince días antes. Es una cosa muy grave. Hasta las casas de apuestas no quisieron pagar el triunfo de Barracas ante Villa Dálmine, porque dicen que estaba arreglado. ¿Entonces, qué más podemos esperar?”, remarcó.  

“Barracas puede hacer lo que hace gracias al complot de los demás clubes, que hacen la vista gorda para quedar bien con el Jefe. Hoy los jugadores y los entrenadores son rehenes de esta situación aceptada por los dirigentes y hoy si no hacés lo que ellos te dicen, te dejan sin trabajo. Por eso muchos técnicos no quieren hablar, porque si lo hacés te crucifican. Es así de simple. Muchos no quieren hacerme una nota porque digo las cosas como son y muchos tienen miedo. Los técnicos están arruinados: no tienen obra social, aporte jubilatorio, nada; la mayoría firman contratos en negro y como empecé a defender a los entrenadores me hicieron la cruz en AFA. Los medios de gran nombre me tienen vedado, no quieren que yo hable y comprometa a Tapia”, reflexionó el locuaz entrenador, ahora devenido en panelista. 

Caruso Lombardi, que siempre ha estado bien informado sobre la realidad del fútbol argentino, además marcó que “Tapia maneja los árbitros con Beligoy y también el Tribunal de Disciplina. Hacen sorteos que son vergonzosos: todos lo vieron, sortean la bolilla 16 y lo ponen a Dóvalo, un árbitro con el que de 15 puntos sacaron 13. Y como es un buen árbitro, con pulso, sabe manejar la situación para no quedar expuesto”. 

“Estamos bajo las garras de un presidente que está haciendo todo esto: perjudicando a jugadores, a entrenadores y a árbitros que tienen que aceptar cualquier cosa; y lo peor de todo la creencia del hincha que ya está por el piso, todo por culpa de Tapia que lo único que le interesa es que su equipo ascienda para demostrar el poder que tiene. Fijate lo que pasó con Güemes: desde que Tapia se peleó con Toviggino no le pusieron más árbitros, dejó de ser el caballo del comisario y se terminó cayendo de la pelea. Estamos en medio de un chiquero”, describió.  

En su verborragia habitual, Caruso también apuntó contra su colega y relator Rodolfo De Paoli. “¿Es entrenador él? Yo lo que creo es que no se da cuenta que le hace muy mal al fútbol argentino y sus colegas no dicen nada para no quedar mal con él. Pero nos está tomando de idiotas a todos los técnicos y a toda la gente que mira los partidos. Es alarmante lo que han hecho para ayudar a Barracas, para que se mantenga ahí arriba”, señaló.

“Me tuve que ir de Belgrano por culpa de Tapia: me suspendía, me echaban jugadores, me cortaban la luz y el agua en el vestuario. Hasta me metieron barras en el vestuario. Había 62 cámaras pero nadie lo vio. Hay una mugre total en el fútbol argentino. Pero a Tigre no lo va a perjudicar así nomás, porque sino la IGJ va a actuar”, anunció al cargar nuevamente contra Tapia

Comentarios