Real Pilar sigue sorprendiendo a propios y extraños. Este sábado, el Monarca pisó fuerte en la primera final del Reducido ante Liniers y sacó una buena ventaja de cara a la revancha. Con un merecido 2-0 cosechó una sonrisa y a pesar de que no está nada dicho, quedó mejor posicionado que su rival para conseguir el segundo ascenso.

Desde los primeros minutos, fue el elenco de Tomás Arrotea el que intentó tomar el protagonismo del juego, consiguiendo buen resultado a través de las intervenciones de Trovento, Chimelli y Crego, que resultaron un verdadero dolor de cabeza para la última línea rival. Los goles, de todos modos, llegaron en el complemento, en un lapso de doce minutos.

Todo fue alegría en Pilar (Gabriel Palladino).

A los 18, un remate desde fuera del área de Crego contó con un afortunado desvío que descolocó al arquero Daniel Acosta para el 1-0. Poco después, a los 30, una buena acción colectiva terminó en el segundo tanto del local, marcado por Chimeli, que le dio tranquilidad a los de Pilar para sentirse cerca de cumplir el sueño de ascender por primera vez a la C en su corto historia.

Ver más productos

La Iglesia recuerda a San Román de Antioquía

La Iglesia recuerda a San Román de Antioquía

Macri planea resolver la transición por decreto

Macri planea resolver la transición por decreto

El Vaticano contra “la manipulación de la religión”

El Vaticano contra “la manipulación de la religión”

Ver más productos

Comentarios