Lucas Pusineri llegó en un contexto desalentador por donde se lo mire. La economía lucía devastada y el plantel evidenciaba un clima tenso, por lo que tomó la decisión de desprenderse de algunos pesos pesados sin importar que prácticamente no le llegaron refuerzos.

La semana pasada, Pablo Moyano adelantó que se le renovaría el contrato que caduca en diciembre, pero después de la declaración del vicepresidente llegó la catástrofe deportiva: perdió ante Huracán (ganaba 2-0) y quedó eliminado de la Copa Sudamericana prácticamente sin dar pelea.

En ese contexto, aparecieron nuevamente las indecisiones, situación que le generó malestar al entrenador. "Sería importante que me confirmen en el cargo, que ratifiquen lo que ya han dicho públicamente", expresó en diálogo con ESPN. Y agregó: "Sería importante que suceda la renovación, por la tranquilidad laboral y un bienestar. Sería un espaldarazo a lo que expresaron abiertamente".

Siguiendo por la misma línea, el cuerpo técnico entiende que su futuro no puede estar supeditado a la eliminación a manos de Lanús: "Depender solo de un resultado positivo o negativo no sería lógico, estamos haciendo las cosas muy bien. Sería buenísimo juntarnos para exponer face to face las cosas que pasan cotidianamente y las cartas sobre la mesa".

Comentarios