Frasquito volvió y las sensaciones fueron muchas. La mañana del sábado fue muy emotiva en el mundo Racing. Es que Maxi Moralez, quien en la semana había pasado a saludar al plantel que entrena Eduardo Coudet, volvió a decir presente por Avellaneda. Fue parte de la sexta edición del "Sueño del Pibe". Y Frasquito también cumplió el suyo, porque pudo compartir algunos minutos junto a su hijo y hasta se dieron el lujo de festejar algunos goles. Sin dudas, un síntoma de que el buen jugador, formado en la institución, pronto pegará la vuelta al país (actualmente viste la camiseta del New York City) para volver a recibir el cariño que siempre le mostró el hincha de Racing.

Hace rato que la relación entre la dirigencia y Maxi Moralez es óptima. Con un año más de contrato en Estados Unidos, el sueño de Víctor Blanco es que, a más tardar, a los 32 años pegue la vuelta. La identificación con el club es uno de los puntos principales que tanto el presidente como Diego Milito siempre tratan de rescatar. ¿Habrá sido un guiño para un eventual retorno al club de Avellaneda en el que debutó en 2004 y en el que jugó hasta 2007, cuando fue transferido a Moscú FC?

Moralez, además, vistió las camisetas de Atalanta de Italia y León de México, luego de su paso por Vélez y antes de desembarcar en la Liga estadounidense.

Horas después del evento, el propio presidente de la institución mostró su alegría en la red social Twitter: "Querido Maxi, muchas gracias por compartir un lindo momento durante la mañana de hoy. Racing será tu casa siempre", fueron las palabras de Víctor Blanco, acompañadas de una foto junto a Maxi.

Comentarios