Fue mirado de reojo por el hincha por el sólo hecho de haber jugado en Boca. Después llegó esa serie fatídica de penales con Chapecoense donde falló y parecía que la relación no tenía retorno. Sin embargo, a partir de una frustración y en el momento de mayor hostilidad, Juan Sánche Miño le puso el pecho, la peleó y se terminó ganando a quien al principio no lo podía ver. La gente lo aplaude permanentemente y le reconoce su entrega. Por eso, en diálogo con Infierno Rojo TV, el lateral izquierdo no duda: "Estoy muy agradecido y haber pasado lo que me pasó al principio hace que hoy disfrute todo más".

"Los hinchas me hacen sentir su cariño y yo estoy muy feliz de estar acá", agregó el jugador que se ha identificado rápidamente con el club y el paladar de su gente.

La familia Roja

Al profundizar sobre la identificación de los futbolistas con la institución, Sánchez Miño expresó: "Creo que el hincha es exigente, pero porque cuida al club. Y eso está bueno. Pasó mucho tiempo que venían jugadores por 6 meses y se iban sin dejar nada, sin generar pertenencia. Y nosotros no queremos eso, queremos otra cosa. Queremos que todos en el plantel se sientan identificados; que los que llegan se sienta cómodos porque esto es una familia. Acá nos cuidamos entre nosotros porque somos compañeros y tratamos de ayudarnos en el día a día. Es clave estar unidos y saber que queremos lo mejor para Independiente".

Comentarios