Era un clásico para cambiar el presente. Porque Platense necesitaba sumar para salir de los últimos puestos y también en busca de sacar un buen colchón de puntos pensando en el promedio a futuro. Mientras que Argentinos quería salir de su andar irregular y encaminarse tanto en el torneo como en la clasificación para las copas.

Sin embargo, los dos dejaron bastante que desear en la tarde nublada de Vicente López: un 0-0 para el olvido. Así, los de Leonardo Madelón acumulan tres encuentros sin ganar y no pueden salir de la zona baja de la tabla, en tanto el elenco de Gabriel Milito no gana hace cinco partidos y quedó lejos de los de arriba y de la zona de copas internacionales.

Un primer tiempo en el que pasó poco y nada. Porque los planes estaban claros estaban claros desde el comienzo, con Tense siendo más vertical en ataque en busca de sorprender y aprovechar los errores defensivos visitantes mientras que el Bicho se adueñó de la pelota con la idea de llegar con pelota dominada al arco rival. Pero ninguna iniciativa se ejecutó a la perfección. Tal vez un poco mejor el Calamar que contó con una buena chance de Facundo Curuchet y un remate desde afuera de Augusto Schott, aunque no mucho más. Un 0-0 más que contundente en los primeros 45 minutos...

Ya en el complemento, el trámite se volvió más interesante. Y de ida y vuelta. Porque el elenco de La Paternal tomó la lanza y probó con un gran remate de Gabriel Hauche, en donde respondió muy bien Luis Ojeda. Y el conjunto de Saavedra contestó con un excelente disparo de Franco Baldassarra para que aparezca Federico Lanzillota y luego con una buen corrida de Curuchet, que sacó un centro para que llegue un Nicolás Bertolo que no le pudo dar de lleno.

El partido estaba para cualquiera, pero sobre todo porque los dos cometían errores que ninguno podía aprovecharlos. Tanto Leonardo Madelón como Gabriel Milito metieron cambios al rolete para intentar un revulsivo e inclinar la balanza a su favor. Aunque el local parecía decrecer su juego, un problema que suele tener en los segundos tiempos en este torneo, mientras que el Bicho estaba un poco mejor pero no le alcanzaba como para romper la paridad.

En los últimos minutos, Argentinos parecía prevalecer y contó con algún mérito como para ganar el clásico, sobre todo con una clarísima del ingresado Diego Sosa, que remató a quemarropa para que Ojeda se luzca con una excelente tapada. En tanto, Platense se quedó y prefirió no arriesgar de más para conservar el empate. Así, ninguno de los dos pudo romper la paridad y no hubo goles en Vicente López.

Una actuación preocupante para ambos elencos, que siguen con su andar bastante irregular: el Calamar no levanta cabeza y sigue en los últimos puestos, mientras que el Bicho parece ya ver de lejos la pelea de arriba y la de los boletos a las copas.

Comentarios