Es de esa raza de jugadores que ya no abunda porque, su puesto y función, fue mutando en este fútbol moderno. Hábil, pícaro, veloz, pensante,imprevisible y capaz de cambiar un partido con un sólo toque, Pablo César Aimar cumple 41 años y, todavía, se extrañan esas gambetas en velocidad que eran una marca registrada.

Nacido un 3 de noviembre de 1979 en la ciudad cordobesa de Río Cuarto, el Payaso fue un distinto. Enganche, técnicamente dotado, con un gran repertorio de habilidades y buen ojo para el gol, supo brillar tanto en River, donde debutó en Primera, como en su periplo por otros clubes y por la Selección Nacional. 

Sus primeros pasos fueron en el club de su ciudad, Estudiantes de Río Cuarto. Luego se probó en River y, aunque lo aceptaron, su padre decidió que aún era muy pronto para jugar al fútbol a ese nivel y volvió a su ciudad con su familia. Al poco tiempo, Daniel Passarella  llamaría a su padre para pedirle que Pablo volviera y fue así como entró de manera oficial a las divisiones inferiores de los millonarios.

En River, Aimar formó parte de un equipo que se cansó de ganar.

Allí debutó en Primera División el 11 de agosto de 1996, en un equipo plagado de estrellas que, meses antes, había conseguido la Copa Libertadores y al año siguiente ganaría el Clausura y el Apertura de 1997. Anotó su primer gol el 20 de febrero de 1998, frente a Rosario Central. En su primer torneo Apertura anotó cuatro goles.

Siendo un gran asistente, creativo y veloz, Aimar fue una pieza vital en el Torneo de Apertura obtenido en 1999, formando una gran sociedad con Javier Saviola, Juan Pablo Ángel y Ariel Ortega. En el Clausura 2000, ya bajo la dirección técnica de Américo Gallego, obtendría el bicampeonato siendo figura y marcando un gol en el día de la consagración frente a Ferro. En el siguiente torneo (Apertura 2000) conformó una delantera muy recordada por su buen juego y su brillo junto al Burrito Ortega.

El Payaso, junto con su amigo Riquelme y uno de sus mentores, José Pekerman.

Luego se marchó al fútbol español, donde protagonizó un total de 215 partidos y 32 goles a lo largo de ocho temporadas con Valencia y Real Zaragoza entre 2001 y 2008. Tras su experiencia española, jugó cinco temporadas en el Benfica, obteniendo un total de nueve títulos en Europa.

Ya en el tramo final de su carrera, en 2014 disputó ocho encuentros con el Johor Darul Takzim FC de Malasia y volvió a River. Debido a una lesión, solo pudo jugar algunos minutos ante Central, el 31 de mayo de 2015. A los 38 años, el 23 de enero de 2018, se despidió oficialmente de la actividad en el equipo de sus orígenes, Estudiantes de Río Cuarto, jugando 50 minutos ante Sportivo Belgrano, en la primera eliminatoria de la Copa Argentina 2017-18.

Ya retirado, Aimar es ayudante de Lionel Scaloni al frente de la Selección.

En cuanto a la Selección Argentina, fue una de las grandes figuras junto con su amigo Juan Román Riquelme en el Sub 20 que se consagró campeón en el Mundial de Malasia 97. Luego, en la mayor, jugó 52 partidos, disputando los mundiales de Corea-Japón 2002 y Alemania 2006, además de las Copa América de 1999 y 2007 (subcampeón).

El presente lo encuentra a Aimar como ayudante de campo de Lionel Scaloni en la Selección, donde el equipo nacional arrancó la doble fecha de Eliminatorias Sudamericanas con sendas victorias ante Ecuador y Bolivia.

Comentarios

Ver más productos

Mock up libros para nota

Mamás únicas, regalos únicos

Colección Agatha Christie de Planeta de libros

Agatha Christie, la autora más leída después de la Biblia y Shakespeare

Cómo hacer ayuno intermitente de manera saludable

Cómo hacer ayuno intermitente de manera saludable

Cómo ser padres en el Siglo XXI

Cómo ser padres en el Siglo XXI

Historias de mujeres que cambiaron el mundo contadas para niñas rebeldes

Historias de mujeres que cambiaron el mundo contadas para niñas rebeldes

Ver más productos