Si no es por derecha, será por Izquierdoz... En esta danza de nombres, en los cuales el técnico de Boca sólo piensa en Gustavo Gómez, el nombre de Carlos Izquierdoz sonó fuerte y, aparentemente, es del gusto de Guillermo, con la salvedad que es el plan B o C, con respecto a Gómez.

De todas formas es complicada la salida del jugador de Santos Laguna. En primer lugar, los negocios con los mexicanos en general son complicados. Segundo: es el capitán del equipo, una persona muy querida en el club y entre los hinchas y como tal, gana un contrato europeo. Tiene la edad justa, podríamos decir (29 años), en lo que se puede considerar la madurez para un jugador de fútbol.

Y sí, como no podía ser de otra manera, Guillermo Barros Schelotto lo dirigió cuando fue entrenador de Lanús. Algo que ya es sintomático en los pedidos del Mellizo, de buscar todos ex Lanús.

Y Pizarro...

En otro sentido, Guillermo espera que Boca pueda concretar la compra de un volante central. Pero ese futbolista tiene nombre, apellido y currículum: Guido Pizarro y jugó en Lanús.

Pizarro juega actualmente en Sevilla de España y es una vieja ilusión del cuerpo técnico de Boca, de contar con los servicios del jugador.

En el mercado pasado el volante tenía la propuesta de Boca pero decidió jugar en Europa, por eso el Sevilla pudo realizar la compra del futbolista al conjunto mexicano de Tigres. Pero ahora, aparentemente, Boca insistirá en poder contratar al futbolista más no sea a préstamo con una opción de compra. La idea de Pizarro es para reemplazar a Wilmar Barrios quien es posible que no siga en Boca. Además, aún hay dudas sobre la condición física de Fernando Gago, quien se encuentra de vacaciones en España.