Independiente vuelve a Núñez con la sangre en el ojo. El domingo visitará el Monumental después del polémico encuentro revancha de cuartos de Copa Libertadores en el que fue eliminado por River. Por eso es tomado como especial más allá de que no se trate de una revancha de aquel choque. Para los hinchas del Millonario también será un partido "distinto" pero no precisamente por la presencia del Rojo sino de uno de sus integrantes: Pablo Pérez. Es que el experimentado volante fue una de las víctimas del salvaje ataque de barras de River al micro que llevaba a Boca, su ex equipo, para disputar la segunda final del máximo certamen continental. 

La agresión de parte del público, con roturas de vidrios, y el posterior accionar policial arrojando gases lacrimógenos, dejaron varias lesionados en el plantel de Boca. Entre los más dañados se encontraba Pérez, quien tuvo una úlcera en la córnea izquierda además de cortes en uno de sus brazos. El jugador debió ser trasladado a un centro asistencial y al volver le comunicaron que el partido no se jugaba. Claro que en el medio hubo discusiones y acusaciones que nos expusieron ante el mundo.

La final se terminó jugando en Madrid y eso es tema sabido. La cuestión es que el domingo Pablo Pérez volverá a estar en la cancha de River y seguramente sea el blanco de los insultos de los locales, de la misma manera que lo fue Ricardo Centurión cuando le tocó volver al Monumental con Racing.

En cuanto al equipo, Ariel Holan podría definirlo este viernes aunque se acrecienta la posibilidad de que arranque con linea de cinco atrás.

Comentarios